Connect with us

Contaminación

La Campaña Mares Limpios del PNUMA, promueve el derecho a un medio ambiente saludable, y océanos libres de plástico

Published

on

Ciudad de México, México, 2 de julio de 20231, México Ambiental.- En el Día Mundial de los Océanos 2021, la campaña Mares Limpios del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) renovó sus esfuerzos globales para abordar la basura marina y la contaminación por plásticos. El enfoque se orienta en la forma en que las personas pueden recurrir a las leyes nacionales e internacionales para impulsar el cambio.

La campaña tiene como objetivo terminar con la adicción de la humanidad al plástico innecesario y evitable, del cual casi 11 millones de toneladas terminan en el océano cada año. Tiene su origen en 2017, cuando fue lanzada por el PNUMA para ayudar a frenar el flujo de basura marina y desechos plásticos que ingresan a lagos, vías fluviales y océanos. Desde entonces, 62 Estados miembros, que cubren 60 % de las costas del mundo, se han sumado a la campaña con promesas y compromisos ambiciosos.

Hoy se reconoce que el derecho a un medio ambiente sin riesgos, limpio, saludable y sostenible está legalmente reconocido en 155 países. Las acciones para proteger los océanos y los mares deben incluir un enfoque basado en los derechos humanos, según el reciente informe del PNUMA En estado de negligencia: el Impacto de la basura marina y la contaminación por plásticos en la justicia ambiental. Las acciones también deben basarse en las obligaciones y responsabilidades de los gobiernos y las empresas en virtud del derecho ambiental internacional y los instrumentos de derechos humanos.

La campaña Mares Limpios hace un llamado a los ciudadanos de todo el mundo para que reduzcan su huella de plástico y defiendan su derecho a un medio ambiente saludable, incluidos océanos libres de contaminación, utilizando el hashtag #MaresLimpios.

Los océanos producen al menos 50% del oxígeno del planeta, albergan la mayor parte de la diversidad biológica de la Tierra y proporcionan la principal fuente de proteínas para más de 1.000 millones de personas. También sustentan la economía global. Los servicios de los ecosistemas marinos proporcionan más de 60% del valor económico de la biosfera mundial y 590 millones de personas dependen de la pesca marina y la acuicultura para su sustento.

Pero la contaminación por plásticos representa una amenaza existencial para los ecosistemas marinos, porque aproximadamente 11 millones de toneladas métricas de desechos plásticos ingresan al océano cada año. Sin una acción inmediata y sostenida, esa cantidad podría triplicarse para 2040 a 29 millones de toneladas métricas por año. Esto es lo mismo que tirar 50 kilogramos de plástico por cada metro de costa alrededor del mundo.

Gran parte del plástico se origina en la tierra y llega a los océanos a través de ríos y sistemas de alcantarillado. El impacto en la salud humana y animal ha sido preocupante: se ha encontrado plástico en los intestinos de hasta 90% de las aves marinas y se han encontrado microplásticos en las placentas de los bebés por nacer.

Un grupo de mujeres recolecta desechos plásticos en la playa de Watamu, Kenia. Foto: Duncan Moore / PNUMA

“La basura marina, especialmente el plástico, podría ser la mayor amenaza para nuestros océanos”, dijo Lefteris Arapakis, fundador de una escuela de pesca sostenible en Grecia y Joven Campeón de la Tierra del PNUMA en 2020.

“Al descomponerse en microplásticos, entra en la cadena alimentaria y acaba con la vida marina. El plástico marino está causando daños irreparables a las economías, especialmente en los sectores del turismo y la pesca”, dijo.

El plástico marino está causando daños irreparables a las economías, especialmente en los sectores del turismo y la pesca.

El informe En estado de negligencia del PNUMA encontró que los pobres y marginados se ven profundamente afectados por la basura marina y la contaminación por plásticos, lo que amenaza el disfrute pleno y efectivo de todos los derechos humanos, incluidos los derechos a la vida, el agua y el saneamiento, la alimentación, la salud, la vivienda, la cultura y el desarrollo.

En los últimos años, los derechos humanos han desempeñado un papel central en la promoción del cambio climático, y las personas recurren a los tribunales para luchar por su derecho a un medio ambiente sin riesgos, limpio, saludable y sostenible.

El PNUMA y la Campaña Mares Limpios continúan su trabajo en este campo, estableciendo el vínculo entre el derecho a un medio ambiente saludable y el modo en que los océanos seguros y libres de plástico contribuirán a su realización.

A partir del Día Mundial del Medio Ambiente 2021, las personas, los grupos, los gobiernos, las empresas y las organizaciones también pueden unir fuerzas en el Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemas, un movimiento mundial para prevenir, detener y revertir la degradación de los ecosistemas.

En el transcurso del próximo año, la Campaña Mares Limpios tiene como objetivo resaltar los pasos innovadores que los gobiernos, las empresas, la sociedad civil y las personas están dando para reducir los desechos plásticos y evitar que ingresen al medio marino, al tiempo que refrendan sus obligaciones y deberes en materia de derecho ambiental y de derechos humanos.

“Esperamos que los políticos reconozcan la determinación de varios actores para detener la marea del plástico y unirse en una acción global”, dijo Leticia Carvalho, directora de la subdivisión de Agua Dulce y Marina del PNUMA.

La Campaña Mares Limpios es parte del trabajo más amplio del PNUMA sobre la contaminación por plásticos. En 2018, el PNUMA unió fuerzas con la Fundación Ellen MacArthur en torno al Compromiso Global con la Nueva Economía del Plástico. El acuerdo une a los líderes de los sectores público y privado para avanzar hacia economías circulares en torno a los plásticos. Esto implica nuevos productos y modelos comerciales, así como mejores sistemas de reciclaje y compostaje. Hasta la fecha, cuenta con 500 signatarios, incluidos productores de plásticos, instituciones financieras y gobiernos.