Connect with us

Articulistas

Se reduce el margen de maniobra del #GobernadorSilvano; y sus días en libertad también

Published

on

Rafael Malpica

Morelia, Michoacán, México, 29 de junio de 2021, #Paralelo17.- Solitario, sumiso, sentadito al sol en un banquito -aunque eso sí, de traje-, frente a las rejas de una de las puertas laterales de acceso al Palacio Nacional, en la Ciudad de México, el aún gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, reduce cada vez más su margen de maniobra política, al pretenden exhibir supuestas pruebas de vínculos del narcotráfico y la delincuencia organizada, con políticos michoacanos y con el gobernador electo Alfredo Ramírez Bedolla, para torcer la elección, y financiar el arribo de este nuevo grupo político. El escenario habría sido la conferencia de prensa de esta mañana del presidente Andrés Manuel López Obrador. No pasó.

Cerrada la puerta del palacio, cuatro horas esperó -dijo-, que le respondieran su premeditada, aunque emergente solicitud de audiencia con el presidente, pero tampoco pasó.

Dijo el gobernador tener pruebas. Textualmente afirmó: “Presidente @lopezobrador_, estoy acá, afuera de su Palacio, e insisto en que me reciba por la relevancia del tema para el país y porque no pondré en riesgo con esta información la vida de las personas”. Y no pasó.

Sus formas no pasaron inadvertidas para los reporteros de la fuente, y de nueva cuenta usó las redes sociales gubernamentales para expresar su posicionamiento político: “Luego de más de 4 horas esperando frente a Palacio Nacional, y sin señales positivas del presidente, me retiro, pero les aviso que no voy a parar porque entiendo la relevancia de la información que tengo en mis manos para la nación. El futuro de México está en riesgo, voy acudir ante la Suprema Corte y las instancias internacionales que sean necesarias para denunciar la gravedad de la intervención del crimen organizado en la elección y la amenaza que representa para el futuro de este país. Le pido al presidente que recapacite, sé que no quiere un país gobernado por el narco y, con lo sucedido el 6 de junio, México va por ese camino. Si no actuamos a tiempo, lo vamos a lamentar.” (SIC)

Una actuación por demás sospechosa del gobernador -a solo menos de tres meses antes de echarlo de la Casa de Gobierno de Michoacán en Morelia-, quien pretende, ahora sí, develar la gravedad de la operación de la delincuencia organizada en este estado, cuando tuvo casi seis años para hacerlo, en las diferentes mesas de seguridad, y de coordinación interinstitucional para la seguridad, también.

No es valentía, ni oportunismo político, de Silvano. ¡No! Es la acción de un hombre acorralado y desbocado, que no está bien, ni saludable; y que procesa la información de una forma inadecuada, lo que irremediablemente obliga a cualquiera a preguntarse sobre su salud mental, y emocional.

Con este texto, y sus tuits en su cuenta oficial, Silvano Aureoles trazó una ruta política, que lo dejaría inhabilitado para ejercer sus funciones cono gobernador de Michoacán. Él afirma: “… les aviso que no voy a parar…”, y que acudirá “… ante la Suprema Corte y las instancias internacionales que sean necesarias para denunciar la gravedad de la intervención del crimen organizado en la elección”. Y si es así, entonces ¿Cuándo tendrá tiempo para ejercer su obligación como gobernador, como titular del poder ejecutivo de Michoacán, en los pocos días que le quedan?

Silvano dice que utilizará su tiempo como gobernador, para luchar por lo que parece una causa perdida, por insostenible: denunciar la intervención de la delincuencia organizada y del narco, como operadores de la elección. Sin ser abogado, y mucho menos un conocedor de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Michoacán de Ocampo -última reforma del 13 de abril de 2021-, una ligera lectura de este documento, necesariamente nos lleva a detenernos en el párrafo tercero del artículo 57: “Cuando la falta del Gobernador fuese temporal, el Congreso del Estado designará un Gobernador Interino para que despache durante el tiempo que dure la falta; si ésta no excede de treinta días, el Secretario de Gobierno se encargará del despacho del Poder Ejecutivo, y a falta de éste lo hará el Secretario de Finanzas.” Y sin duda tampoco le vendrá mal al gobernador leer el artículo 59.

El artículo 60, remite las facultades y obligaciones del gobernador, en donde por supuesto que no se enuncia la posibilidad de usar el recurso público en una campaña política personal contra el presidente de la república, ni el partido político que lo eligió, y mucho menos para generar controversias contra el candidato triunfante que lo sucederá en el mando del gobierno de Michoacán. Y es que no está facultado ni legal, ni constitucionalmente para eso. En todo caso, como titular del poder ejecutivo de una entidad federativa, y sin duda como ciudadano, tienen la facultad de presentar las denuncias judiciales antes las instancias correspondientes y con los instrumentos e instituciones administrativas adecuadas, sin necesidad de hacer un reguero de inmundicia, como lo hace ahora, y que no habla bien de él.

Ese artículo de nuestra constitución es clarísimo e irrefutable; por eso se entiende la respuesta del presidente de México, ante una provocación mediática, de bajo pelo. Son 22 fracciones que sería muy provechoso, para el gobernador saliente, leer a conciencia. Y si aún no lo entendió, podrá remitirse al artículo 62. que expresamente lo mandata: “Para el despacho de los negocios del orden político-administrativo, el Ejecutivo del Estado contará con las dependencias básicas y organismos que determinen esta Constitución, la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo del Estado y demás leyes.” Con el mayor respeto gobernador: no tiene que hacer el ridículo, sentadito al sol en un banquito, frente al Palacio Nacional, cuando sabe perfectamente qué va a suceder, y cómo se va a tratar su acción. Si tiene pruebas de sus dichos y denuncias en los medios, tiene la constitución del estado, la ley orgánica, otras leyes, y las instituciones administrativas, para presentar -como se debe-, cualquier denuncia de orden político y administrativo. ¡Es muy claro!

Pero si, aun así, el gobernador Silvano no entiende, o no quiere entender, sus asesores lo podrán orientar a la lectura del artículo 61. para que sepa qué cosas no puede hacer, como gobernador de Michoacán. Y dos de ellas, son: “III.- Distraer los caudales públicos del objeto a que estén destinados por la ley”, y tampoco “V.- Intervenir por sí o a través de persona física o moral, o en cualquier forma, en las elecciones para favorecer a partido político o candidato alguno”, como sí lo hizo -y fue descrito en diferentes círculos- para favorecer, presuntamente, a su ex secretario de Gobierno, socio y compadre, el candidato perdedor de la coalición “Equipo por Michoacán”, en realidad, una sociedad oportuna del PRD, PAN y PRI.

Y al final de cuentas, el mismo artículo le impide “VII.- Mezclarse en asuntos judiciales, ni disponer, durante la tramitación de un juicio, de las cosas que en él se versen o de las personas que estén bajo la acción de la justicia”, como es esta oportunísima intervención suya, en tiempo de derrota, cuando el Equipo por Michoacán, hasta donde se sabe, ha presentado dos impugnaciones ante el Tribunal Electoral del Estado de Michoacán (TEEM), con la pretensión de anular la elección a gobernador del estado, ganada por Alfredo Ramírez Bedolla. La actuación del gobernador, por supuesto que violenta el mencionado artículo y fracción.

Ya lo dije días atrás y lo sostengo: “El gobernador de Michoacán Silvano Aureoles, en el ámbito político, es un muerto en vida. Su comportamiento en los últimos días, -y más desde el pasado miércoles-, pone en evidencia que es un hombre acorralado, herido, desbocado. Y todo mundo sabe que un organismo, un animal en esas condiciones (pongamos por ejemplo un caballo fino, de esos que le gustan mucho al señor gobernador; o un felino salvaje como un puma), es un riesgo físico para todo ser vivo que encuentre a su paso. Esa es la triste realidad de Silvano: hoy, es un hombre que representa un serio riesgo para su entorno, y un peligro para él mismo, y las personas cercanas a su círculo familiar, y gubernamental”.

Silvano Aureoles, con el mayor respeto a su familia, no goza de cabal salud mental. Las evidencias están a la vista. Sus días en libertad, se reducen.

Es cuanto…

PD: No por infundado o injustificado, pierde mérito lo que hace Silvano. Hoy, se empeñó en traspasar las rejas del Palacio Nacional y esperó. A lo mejor pronto se le cumple el deseo, y lo veamos detrás de ellas, en otro tiempo, y en otro espacio.

 

 

Continue Reading