Connect with us

Biodiversidad

Construye gobierno mexicano un jardín exclusivo para polinizadores en la CdMx

Published

on

Ciudad de México, México, 25 de abril de 2020, México Ambiental.- No obstante que los organismos polinizadores cumplen una función importante para mantener la alta diversidad genética de nuestro país, la deforestación, el uso indiscriminado de plaguicidas en la agricultura industrial y el cambio climático han causado el descenso de sus poblaciones de manera alarmante. En América Latina se calcula que las poblaciones de abejas y mariposas ha caído 30 %, informó la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

En ese contexto, la Semarnat) y la Secretaría de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación de la Ciudad de México (SECTEI) impulsa un proyecto de jardines de polinizadores, sustentado en uno de sus objetivos de conservación y utilización sostenible de la biodiversidad.

Coral Rojas, responsable del área de agroecología de la Semarnat, explicó que al menos 20 mil especies contribuyen con esta acción fundamental, como las abejas domésticas, abejas silvestres, abejorros, avispas, mariposas, moscas, escarabajos, colibríes y murciélagos, entre otros.

Precisó que 70 % de los cultivos y 80 % de las plantas silvestres dependen de los servicios ecosistémicos que aportan para la producción de frutos y semillas como frijol, haba, chícharo, melón, sandía, calabaza, pepino, naranja, mandarina, toronja, manzana, pera, ciruela, tejocote y capulín; y otras especies como café, cacao y vainilla.

Algunos cultivos como la fresa pueden fructificar sin polinización, pero el sabor de estos es deficiente, explicó.

“Se estima que uno de cada tres bocados depende directamente de estas especies. Sin ellas, la dieta de la población carecería de minerales y complejos vitamínicos esenciales, lo que afectaría la salud”, apuntó.

Para conservar polinizadores y también crear paisaje, la Semarnat diseña el primer espacio exclusivo para polinizadores, en una superficie de casi media hectárea, en la Ciudad de México, en los Viveros de Coyoacán. Será un jardín con muchas flores que sea muy agradable a la vista, además de convertirse en espacios de educación ambiental que podrán ayudar a reflexionar a la ciudadanía sobre la importancia que tiene la preservación y los beneficios de los polinizadores.

El jardín tendrá una alta diversidad de plantas melíferas y productoras de polen, que aportarán alimento a lo largo del año para los polinizadores identificados en esa zona.

Contará con más de 50 especies vegetales, con árboles de naranja, limón, guayaba, ciruelo, durazno, manzana y pera; arbustivas como hierba del carbonero o escoba, hinojo, cola de caballo, tronadora, muicle, huele de noche, azomiate, granada y azalea; suculentas como sábila y cactáceas.

También herbáceas silvestres/medicinales como pericón, mirasoles, cempasúchil, siempreviva, diente de león, gordolobo, mirto, verbena y manzanilla. Ornamentales como lavanda, dalias, caléndula y romero, así como especies trepadoras como pitahaya, coralillo y mantos.

Coral Rojas detalló que las plantas tienen polinizadores especializados como los murciélagos, que son selectivos de las agaves y cactáceas de flores nocturnas; al abejorro le gusta el polen, por lo que para ellos se sembrarán solanáceas como papa, chile, tomate, cucurbitáceas como calabazas, melones y sandías. “Será un primer ejemplo para después replicarlo en otras partes del país”, precisó.

La tarea que va a realizar la Semarnat cobra relevancia ante una nueva actividad económica, como la “renta de polinizadores”, en la que criadores de abejas y abejorros mueven sus colmenas a los campos agrícolas que se lo demandan. “El traslado de polinizadores a regiones de donde no son originarias puede acarrear problemas como propagación de enfermedades e invasión de hábitat con poblaciones que se escapan y se adaptan rápidamente a los nuevos ambientes, desplazando a las especies nativas”

Coral Rojas invitó a la ciudadanía a hacer su propio jardín de polinizadores con la siembra de plantas que provean de alimento y refugio a estas especies, con lo que se ayuda a crear corredores y abarcar áreas más extensas.