Connect with us

Biodiversidad

Bambú, la planta de los mil usos, en México existen 36 especies nativas de zonas tropicales

Published

on

Ciudad de México, México, 4 de noviembre de 2020, México Ambiental. –  En México se tiene registro de 36 especies leñosas y cuatro especies de bambúes herbáceos, utilizada en comunidades rurales para construcción de casas por ser un material disponible en su área, resistente, fuerte y duradero.

Esta sorprendente planta pertenece a la familia de las gramíneas, igual que los cereales (avena, maíz, trigo y arroz), los forrajes, la caña de azúcar y otros pastos. Su altura puede ser desde unos centímetros hasta 40 metros.

Casi todos los bambúes son erectos, aunque algunas especies tienen tallos flexionados en las puntas, unos crecen en forma aglutinada, formando espesuras impenetrables y otros en forma lineal.

En todo el planeta existen 1,200 especies y 90 géneros de bambú, distribuidas en los cinco continentes, se asocian principalmente en áreas tropicales y subtropicales, solamente en Europa no existen especies nativas.

En América se tienen identificadas 345 especies, distribuidas desde el sur de Estados Unidos, pasando por México, a lo largo y ancho de Centroamérica, en las Islas del Caribe y en América del Sur hasta el sur de Chile.

Aunque en México no existen especies endémicas de bambúes, sí hay especies nativas, ya que se tiene registro de 36 especies leñosas y cuatro especies de bambúes herbáceos.

De las especies de bambúes que crecen en México sobresalen las llamadas comúnmente guaduas, cañizo y caña brava, representados en México por el género Guadua, con cinco especies nativas: G. aculeata, G. amplexifolia, G. longifolia, G. paniculata y G. velutina.

Se distribuyen, principalmente en los estados de clima tropical como Veracruz, Chiapas y Oaxaca -que tienen el mayor número de especies-, además de Tamaulipas, Michoacán, Colima, por mencionar algunos. Podemos encontrar bambúes desde el nivel del mar hasta altitudes de más de 4,000 m.

En México, el bambú se aprovecha principalmente en las zonas rurales, donde se tiene a la mano este recurso. Ahí es útil en la construcción de viviendas y cobertizos, además se usa para elaborar artesanías, cestería, muebles y utensilios.

Las comunidades rurales lo utilizan ya que es un material fuerte, resistente y duradero, principalmente para la construcción de habitaciones para paredes o como alfajías para los techos. También se emplea para hacer hilo para tejer escaleras, cimbras de construcción, como cercas vivas y en la herbolaria mexicana como medicamento para curar heridas.

Si bien esta vegetación la asociamos con las culturas orientales, existen evidencias y registros de investigaciones arqueológicas que muestran que en Argentina, Ecuador y Colombia se usaba desde la época geológica del Plioceno y se ha utilizado durante el desarrollo humano desde entonces.

Aunque ha sido China donde ha alcanzado gran importancia, alrededor del mundo se han registrado 1,048 usos diferentes del bambú en procesos industriales, señala en un documento público la Comisión nacional Forestal de México.

Al bambú se le conoce como “la planta de los mil usos” ya que se obtiene alimento, ropa, material para construcción, celulosa para papel y medicinas; además, igual que otras plantas, protege el suelo y captura bióxido de carbono.

Su uso tradicionalmente se ha restringido a la zona o región donde crece y está disponible naturalmente. Algunos datos de los bambúes:

· La floración de las guaduas es uno de los fenómenos misteriosos del bambú, pues se presenta en periodos muy largos, llegando a ser hasta de 120 años, dependiendo del ciclo de vida de la especie. En algunos casos se presenta una sola vez, después de lo cual la planta muere.

· En el Jardín Botánico “Francisco Javier Clavijero” del Instituto de Ecología, A. C. en Xalapa, Veracruz, con colaboraciones interinstitucionales e internacionales, se está formando la colección de bambúes nativos de México, la primera colección de este tipo en América Latina, un prototipo para que otros países formen sus propias colecciones.

· La Conafor ha hecho aportaciones en investigaciones y metodologías para optimizar el uso del bambú sobre la construcción de viviendas en comunidades forestales que cuentan con este recurso, la construcción de muebles y ha impulsado proyectos para el uso de este material en diversos productos.