Connect with us

Biodiversidad

Pesquería de Medusa Bola de Cañón (familia Stomolophidae) en el Alto Golfo de California

Published

on

Ciudad de México, México, 3 de junio de 2021, México Ambiental.- En Sonora, la pesquería de medusa bola de cañón se ha transformado en una actividad de suma importancia para los pescadores ribereños. A partir del 2011 el Inapesca ha realizado estudios continuos y sistemáticos sobre este recurso y su pesquería en el litoral de Sonora, y en el Alto Golfo de California en 2017.

En 2018 este recurso registró sus máximas capturas históricas, con descarga oficial de 62 mil toneladas. Datos del subsector de procesadores indican que la cifra correcta -con base en el número de contenedores utilizados para trasladar el producto procesado a Ensenada-, es cercana a 80 mil toneladas. Ese mismo año el precio de la medusa pagada a la panga osciló entre 3 y 5 pesos por kilogramo.

Se generaron 3,500 empleos directos en captura y desembarque, y 7,500 indirectos (procesamiento, transporte local y foráneo, alimento y hospedaje) con una derrama económica directa a los pescadores de 320 millones de pesos, y de 200 millones a trabajadores de las plantas de proceso.

La medusa fresca se entrega a varios centros de recepción o directamente a la planta procesadora, requiriendo la contratación de trascabos, plumas hidráulicas, vehículos de carga para su traslado, personal para “despiñonar” (separar la campana del manubrio), labor que en su mayoría es realizada por mujeres, así como técnicos de las plantas procesadoras.

Actualmente es una pesquería muy esperada por el sector de pesca ribereño local y por las plantas procesadoras.

Monitoreo

A partir de 2011 el Inapesca, a través del Proyecto Medusa Bola del Cañón (MBC) del CRIAP Guaymas, ha realizado estudios continuos y sistemáticos sobre este recurso y su pesquería en el litoral de Sonora. En el caso del Alto Golfo de California (AGC) los estudios dieron inicio en 2017, es decir, 2021 es el quinto año consecutivo en que el CRIAP Guaymas da seguimiento a la MBC que en esa zona es una especie distinta (Stomolophus sp.) a la del resto del litoral, además de presentar un color café o ámbar y no azul turquesa como el resto de las especies de MBC.

Los monitoreos previos a la temporada de pesca comercial dan inicio cuando se generan reportes de medusa de tamaño pequeño, generalmente a principios de marzo. Durante dos o tres meses, dependiendo del año de que se trate, se realizan monitoreos que consisten en localizar las agregaciones, estimar sus densidades y medir sus tamaños. Estos trabajos se prolongan hasta unos días antes de que dé inicio la pesca, generalmente en mayo.

El objetivo del monitoreo es realizar recomendaciones técnicas para que la pesquería se lleve cabo en condiciones de sustentabilidad. En el proceso, se generan boletines informativos que, al ser distribuidos entre los pescadores, procesadores y autoridades, proporcionan valiosa información como las áreas en que se encuentra el recurso, el tamaño probable de las capturas y las fechas para el inicio de la temporada de pesca.

Monitoreo y expectativas en 2021

Las prospecciones realizadas en el presente año indican que la medusa ámbar va avanzando hacia el noroeste siguiendo la costa de Sonora rumbo a El Golfo de Santa Clara (EGSC), y aún no se ha observado tan cerca de la costa como en los años de 2017 a 2019. La mayor densidad observada fue en la zona más sureña, entre 10 y 15 km de distancia de EGSC.

La estructura de tallas registrada en el reciente monitoreo indica que más del 90% de organismos tienen una talla igual o superior a la talla mínima de captura (110 mm de diámetro de campana). Los organismos están creciendo a buen ritmo y se espera que la temporada de pesca en el AGC dé inicio en los próximos días. La expectativa es que en 2021 la medusa disponible permita alcanzar una captura significativamente superior a la de 2020.

Recomendaciones

  1. Con base en los argumentos anteriormente expresados, se recomienda que la pesca de medusa ámbar en la Zona I debiera iniciar a más tardar el martes 18 de mayo. Lo anterior, con el fin de que las mareas sean apropiadas las autoridades competentes sean apercibidas y se preparen para las labores de inspección y vigilancia.
  2. Respetar la talla mínima de captura (110 mm) de diámetro de campana (CNP; DOF: 11/06/2018), y sin TOLERANCIA para la captura de organismos inferiores a esa medida. La autoridad competente debe actuar en consecuencia.
  3. Utilizar la red tipo cuchara con paño de 6 pulgadas de apertura de malla con caída de red de forma cuadrada y malla de fondo en forma de cuadro (ver Anexo).
  4. Activar el Comité de Pesca respectivo y revisar las reglas de acceso de esfuerzo de pesca y control de tallas.
  5. Distribuir la información a pescadores y procesadores de la zona.

Anexo

Características de la cuchara para pesca de medusa bola de cañón recomendada para excluir organismos menores a 110 mm de diámetro de campana. Diseño probado por el personal del CRIAP Guaymas desde 2015.