Connect with us

Agropecuarias

La acuacultura puede ser el instrumento para la protección y conservación de la totoaba (Totoaba macdonaldi) silvestre

Published

on

Mazatlán, Sinaloa, México, 18 de noviembre de 2017, México Ambiental.- Pablo Konietzko, director de la empresa Earth Ocean Farms, orientada al cultivo comercial de la totoaba sostuvo que la acuacultura es una alternativa fundamental para quitar presión a la pesca comercial de totoaba silvestre (Totoaba macdonaldi) y se convertirá en un instrumento básico para la protección y preservación de este pez nativo del Alto Golfo de California.

 

A través de la acuacultura, especies marinas como es el caso de la totoaba pueden producirse, protegerse y comercializarse, como una estrategia alternativa para contribuir a la alimentación de los mexicanos, ya que ese icónico pescado contiene proteínas de  alta calidad, sostuvo.

 

Explicó: “la totoaba nunca se va a extinguir porque es factible su reproducción controlada mediante procesos de acuacultura; actividad que es muy importante para la protección y  futuro de esta especie”.

 

Pablo Konietzko, quien es considerado líder en la acuicultura de peces marinos en México, ya que su granja fue la primera del mundo en desarrollar el cultivo de huachinango y pargo, además de ser pionero de la reproducción de totoaba.

 

La empresa que dirige fue fundada en 2012 y desde que comenzó con el cultivo de la totoaba, opera la Unidad de Manejo Ambiental (UMA) con permiso de la SEMARNAT para contribuir en la repoblación e incremento de esta especie, de manera licita en el territorio nacional.

 

El director de Earth Ocean Farm comentó que la acuacultura tiene enormes contribuciones para la totoaba, ya que pueden producir especies juveniles y entrar en un programa de repoblamiento al medio natural, acción que la empresa realiza junto con otras instituciones.

 

En la acuacultura es muy importante el conocimiento de la biología de la especie y con la aplicación de la ciencia es posible conocer varios aspectos de la totoaba, desde su nutrición hasta su patología, así como el enorme potencial y factores con las que cuenta la especie para producirse en nuestro país.

 

Destacó la relevancia del respaldo de la CONAPESCA para la acuacultura sustentable en mar abierto y en jaulas sumergibles, así con los convenios de colaboración con varias instituciones como la Universidad de Baja California, Universidad de Baja California Sur, el Instituto de Acuacultura del Estado de SONORA (IAES), y actualmente con el CICIMAR-IPN en La Paz, entre otros.

 

Pablo Konietzko -considerado por algunos acuacultores y científicos como el “padre comercial de la totoaba”- manifestó que esta especie es un pez icónico de México, debido a que solo se encuentra en el Mar de Cortés y tiene gran significado para los mexicanos, por lo que la intención es fortalecer la especie como un pescado de denominación de origen, y no se cultive en ningún otro lugar del mundo, sino que éste sea cien por ciento mexicano.

Con la acuacultura se busca producir una proteína de alta calidad y de una carne insuperable, que son condiciones que posee la totoaba, un pez marino saludable y que en un futuro se pueda encontrar cotidianamente en los hogares de los mexicanos, como un alimento nutritivo y de buen sabor. Y si duda, comercializar la valiosa vejiga natatoria o buche que  alcanza precios estratosféricos en los mercados asiáticos, básicamente China.