Connect with us

Biodiversidad

Frente al fracaso en la conservación y por emergencia, la SEMARNAT invertirá 3 mdd para salvar la vaquita marina (Phocoena sinus)

Published

on

Foto: Profepa

 

Ciudad de México, México, 6 de abril de 2017, México Ambiental.- La emergencia del momento y el evidente fracaso en las acciones de conservación que se acentúa por el tendido de redes de pescadores furtivos para la captura de totoaba (Totoaba macdonaldi) –un pez de alta demanda en Asia- el gobierno mexicano a través de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) destinará 3 millones de dólares para activar el Proyecto Vaquita CPR (Conservación, Protección y Recuperación), calificado oficialmente como “… un ambicioso plan de emergencia que busca salvar de la extinción a la marsopa más pequeña del mundo y endémica del Alto Golfo de California”: La vaquita marina (Phocoena sinus).

 

El endurecimiento en la crítica de la comunidad internacional de científicos contra el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto por el rotundo fracaso en la estrategia de protección y conservación  de este mamífero marino endémico del Alto Golfo California (Mar de Cortés) y sobre todo por la exigencia a resultados concretos y a la transparencia en las acciones, ha doblegado el intento del gobierno mexicano a la opacidad en este tema por lo que anunció esta estrategia emergente de protección. En un comunicado de prensa, la secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales lanzó el mensaje: el gobierno mexicano “… está comprometido con la conservación de la vaquita y otras especies marinas que también están en riesgo en el Alto Golfo de California. El plan de conservación Vaquita CRP se realizará a la par de los esfuerzos conjuntos para eliminar la amenaza de las redes agalleras y la pesca ilegal en la zona”.

 

La estrategia recomendada por el Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita (CIRVA) contempla el traslado de algunos de los 30 ejemplares silvestres de esta especie a un santuario temporal, en donde tendrán oportunidad de reproducirse sin el riesgo de caer en las redes de enmalle que siguen operando de manera ilegal en la zona protegida.

 

El proyecto Vaquita CPR lo encabezará el gobierno mexicano, a través de la SEMARNAT, con el apoyo de la Fundación Nacional de Mamíferos Marinos, el Centro de Mamíferos Marinos y la Sociedad Zoológica de Chicago y un consorcio de expertos en mamíferos marinos de más de 12 organizaciones conservacionistas de todo el mundo. Y se fondeará con aportaciones complementarias de asociaciones civiles internacionales comprometidas con la conservación de los mamíferos marinos.

 

De acuerdo a la Semarnat, los trabajos comenzarán hasta el otoño próximo porque la tranquilidad del mar en esa época del año favorecerá la localización de los ejemplares, aunque nadie sabe si para entonces ya la población haya declinado hasta una situación irreversible porque los pescadores ilegales aún faenan con sus redes agalleras mortales.

 

De cualquier forma la Semarnat “se cura en salud”. Dijo que los expertos “… reconocen que prevalece la incertidumbre sobre el comportamiento que tendrá la marsopa al momento de la búsqueda, captura y mantenimiento de las vaquitas en un refugio temporal”, por lo que nadie sabe si esta nueva estrategia .gubernamental tendrá éxito.

 

En el comunicado de la Semarnat se reporta que Sam Ridgway, presidente de la Fundación Nacional de Mamíferos Marinos, afirmó que los conservacionistas y la comunidad científica reconocen los riesgos, pero el deber de actuar los motiva a sumarse con sus conocimientos a esta experiencia colectiva.

 

Y es que el descenso de la población de vaquita es consecuencia principalmente de la muerte accidental de las marsopas en las redes de enmalle. En 2015, el gobierno de Enrique Peña Nieto anunció la prohibición de la pesca por dos años en el Alto Golfo de California para dar oportunidad al desarrollo de artes de pesca sustentables y dispuso un programa de compensación económica para proveer de ingresos a los pescadores afectados.

 

Además, se intensificaron los programas de inspección y vigilancia por parte de la Marina Armada de México, junto con la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) y la Gendarmería Ambiental. Con todo, el fracaso es rotundo y en las últimas semanas se ha conocido la muerte de tres nuevos ejemplares por asfixia al quedar atrapados en las redes para totoaba, lo que representa un peligroso descenso en la densidad poblacional de esta marsopa que aún vive en libertad.

 

En este proyecto Vaquita CPR participarán técnicos del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), la Asociación Mexicana de Hábitats para la Interacción y Protección de Mamíferos Marinos (AMHMAR) y el Acuario Oceánico. De instituciones europeas estarán expertos del  Dolfinarium Harderwijk, Universidad de Aarhus y Fjord & Baelt.

 

Entre los colaboradores estadounidenses se encuentran la Duke University y la Comisión de Mamíferos Marinos, NOAA Fisheries, la Asociación de Zoológicos y Acuarios, Dolphin Quest, la Asociación Internacional de Entrenadores de Animales Marinos, SeaWorld y el Acuario de Vancouver.

 

A pesar de esta acción de pánico, todo indica que en los próximos años, quizá como colofón al gobierno del priísta Enrique Peña Nieto, veremos la extinción de la marsopa más pequeña del mundo y endémica del Alto Golfo de California: La vaquita marina, (Phocoena sinus).