Connect with us

Agua

Con parques hundidos, proponen garantizar agua en Monterrey para próximos años

Published

on

Monterrey, Nuevo León, México, 30 de marzo de 2021, México Ambiental.- El alto porcentaje de urbanización en Nuevo León hace que el suelo sea impermeable, por lo que la incorporación de parques hundidos es una posible solución para erradicar el problema de las inundaciones y aprovechar el agua para el consumo humano. Esta infraestructura es un espacio natural que permite el filtrado natural del agua de lluvia y que funciona como área de recreación y de convivencia con la naturaleza. Incluso para pesca recreativa.

En el área metropolitana de Monterrey existe una presión hídrica del 48 por ciento, y significa que por cada litro que se consume, casi la mitad se pierde.

Para José Raymundo Galán González, director de la Facultad de Economía de la Universidad Autónoma de Nuevo León, recuperar el agua de lluvia es una oportunidad para una región donde las inundaciones son una constante.

Dijo que Monterrey tiene “… un montón de problemas de inundación. Si pudiéramos evaluarlo de forma adecuada, esa agua, lejos de ser un problema, se convierte en una oportunidad, ya que se tiene agua adicional que puede disminuir la presión hídrica”.

El economista ambiental de la UANL propone la incorporación de parques hundidos en la metrópoli para alimentar los mantos acuíferos y así aumentar la oferta del vital líquido. Si bien, estos parques implican un costo para su conservación, mantener estas áreas verdes en la ciudad contribuyen a mitigar el impacto de la urbanización.

Según el Fondo de Agua Metropolitano de Monterrey, para el 2030 la presión hídrica en el área metropolitana de Monterrey subirá 49%. “A lo mejor no es tanto la tasa de crecimiento, aparentemente no es tan dramática, pero si seguimos con esa tendencia va a haber un punto en el que no será suficiente la cantidad de agua, entonces nos estamos acercando a esos niveles que pueden ser mucho más caros”, señaló José Raymundo Galán.

Detalló que controlar la presión del agua es fundamental para anticipar su disponibilidad en el futuro. Y es que, si se incrementa la explotación de acuíferos, “… voy a ir secando mi lago o mi presa, entonces va a haber un punto en donde no funciona la economía o me voy a tener que traer agua de otro lado. Entonces en la medida que se incremente esa presión hídrica, pues lo que estoy diciendo es que necesito más agua, entonces o hago infraestructura o se nos acaba todo”.

Ahora mismo el aumento de la presión hídrica en Nuevo León ha obligado a las instituciones a invertir en mayor infraestructura. Las presas de El Cuchillo, Cerro Prieto y Rodrigo Gómez “La Boca” son ejemplo de ello.

En septiembre de 2020 se anunció el inicio de la construcción de la Presa Libertad en los límites de Montemorelos y Linares. Para Raymundo Galán, esta situación no soluciona a largo plazo el problema de la falta de agua, ya que las presas necesitan abastecerse del recurso de otras regiones, lo que limita su disponibilidad.

“Y cada vez traerlo de otro lugar es más caro y no solo para mí, sino que estoy dejando una negativa al otro porque me traje el agua del otro y entonces en esa otra ciudad ya se quedaron sin agua, sin agricultura, por culpa mía”, señaló.

De hecho, eso pasó con El Cuchillo. Mucha del agua que hubiera ido a los agricultores de Tamaulipas no les llegaba porque nos la quedamos nosotros y eso generó que tuviéramos que contar con plantas de tratamiento de agua, para podérselas regresar a ellos, porque hubo una demanda detrás”.

Con información de UANL / Blanca Medina Viezca