¡Bosque(s) sí, urbanización salvaje No! Más allá de la defensa de Flor del Bosque, en Puebla

¡Bosque(s) sí, urbanización salvaje No! Más allá de la defensa de Flor del Bosque, en Puebla

Gerardo Pérez Muñoz

“El hombre (ser humano) es la especie más insensata, venera a un dios invisible y masacra una naturaleza visible, sin saber que esa naturaleza es el dios que él venera”: Hubert Reeves.

Puebla, Puebla, México, 8 de octubre de 2020, Tierra Baldía.- En medio de la pandemia por el Covid y en particular, en medio del micro sisma causado por un capítulo más de la pandemia de la corrupción que nos azota como sociedad desde hace decenas de años, provocada por una élite político-empresarial corrupta y patrimonialista, en la ciudad de Puebla se libra una batalla más en defensa de los bienes comunes y la vida: la defensa del Parque Estatal Flor del Bosque, en especial, en defensa de 42 hectáreas que actualmente se encuentran en el limbo jurídico y pueden ser aprovechadas por los buitres llamados desarrolladores inmobiliarios. Es un conflicto dejado a la actual administración estatal por el ex gobernador Antonio Gali Fayad y aprobado por la mayoría panista de la LIX legislatura local.

El parque Flor del Bosque se encuentra a unos cuantos kilómetros de la ciudad de Puebla y se ubica en el municipio de Amozoc. Actualmente el municipio es gobernado por Mario de la Rosa, seguidor y émulo de Joaquín Nasón, líder de la iglesia Luz del Mundo, actualmente preso en los Estados Unidos. Cabe mencionar que el luchador social y defensor del agua en Amozoc, Eloy Méndez, férreo opositor a Mario de la Rosa, está preso junto con otros 13 de sus compañeros, desde el 23 de junio del presente año.

Este ecocidio no es el único que actualmente se lleva a cabo en el Estado de Puebla. En Atlixco se está construyendo el proyecto inmobiliario Cola de Lagarto, prácticamente integrada al Área Natural Protegida del Tentzo. El área protegida por la reserva del Tentzo, abarca 13 municipios de la mixteca poblana.

En ambos casos, tanto en Flor del Bosque como en el Tentzo, son áreas con una gran biodiversidad y con especies endémicas.

Foto: Franz Bledl Santisteban/Tierra Baldía

¡Bosques Sí, urbanización salvaje No!

De acuerdo con la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), los bosques son los ecosistemas terrestres más diversos, en donde se albergan más del 80 por ciento de las especies animales y vegetales.

Los bosques son fundamentales para combatir el cambio climático, absorción del CO2, nos proporcionan oxígeno y son los mejores captadores de agua.

La FAO estima que el 34 por ciento de la fauna que habita los bosques mexicanos es endémica y que el 12 por ciento de la misma está condenada a desaparecer en pocos años si la deforestación continúa al ritmo actual.

En nuestro país, el 33 por ciento de las hectáreas corresponden a zonas forestales arboladas, entre bosques y selvas, lo que equivale a 64.8 millones de hectáreas, localizados, en propiedades comunes (ejidos y comunidades indígenas), cuyos dueños se encuentran entre la población más pobre del país.

Una de las causas de la deforestación, pero no la única, es que el 85 por ciento de las localidades en áreas forestales tienen un índice de marginación alto o muy alto, donde la pobreza es una de las causas de la deforestación y degradación forestal.

Algunos datos y cifras ubican a nuestro país con el tercer lugar a nivel mundial en deforestación, con uno de los ritmos de deforestación más intensos que hay en el planeta que lo ubican solamente por debajo de Haití, Brasil y El Salvador, a razón de 500 mil hectáreas de bosques y selvas afectadas anualmente.

Tan solo entre 2001 y 2017 se deforestaron 3.2 millones de hectáreas de bosques, lo que representa el seis por ciento del territorio forestal nacional (FAO).

Los estados con mayor tasa de deforestación a nivel nacional son: Michoacán, Oaxaca, Chiapas, Estado de México, Hidalgo, Veracruz, Guerrero, Tlaxcala, Puebla, Morelos, Colima y Durango (Programa Nacional Forestal 2013-2018).

Se estima que, en 2018, en el territorio poblano se perdieron alrededor de 70 mil hectáreas de bosque, entre otras cosas por las prácticas agrícolas, tala clandestina, incendios forestales, plagas (como el Ocoaxo que afectó mil 825 hectáreas boscosas en Aquixtla, Tetela de Ocampo, Nicolás bravo, Xochiapulco, Zautla, Zacatlán y algunas zonas de Chignahuapan).

Un factor importante de la desaparición de los bosques y áreas verdes, es sin duda, el crecimiento desenfrenado de la mancha urbana y la urbanización salvaje, -árboles sí, cemento no-, el cambio de uso de suelo en contubernio con autoridades municipales venales y corruptas, ya sea para terrenos agrícolas o construcción y por la vejez de los árboles. Otro factor que incide es la baja tasa de reforestación y el ineficiente plan de sustentabilidad de los gobiernos, particularmente los municipales. Veamos el caso de la ciudad de Puebla.

Mientras la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda y sugiere que haya entre nueve y 12 metros cuadrados por habitante de áreas verdes, la ciudad de Puebla cuenta solamente con 2.8 metros cuadrados. El 2015 fue el año con el menor índice de áreas verdes con 1.7 metros cuadrados (Asociación Internacional de Administración de Ciudades y Condados (ICMA).

Breve historia de Flor del Bosque

El parque fue adquirido en 1933 por el ingeniero Ernesto Kurt Feldman quien había venido desde Alemania para administrar la Hacienda de Amalucan, pero decidió hacer la compra del parque en una subasta del Gobierno y al South American Bank. La antigua hacienda de Flor del Bosque, de lo que eran cerros pelones, emprendió una ardua reforestación, que le valió la presencia del presidente Lázaro Cárdenas y de Miguel Ángel de Quevedo, promotor forestal, quienes inauguraron en 1935 el Día del Árbol para todo el país (Las familias de Colombres y los Bosques. Klaus Feldmann Petersen. Revista Momento, 14 de febrero de 2019).

“Su empeño entusiasmó tanto al Apóstol del Árbol, Ingeniero Miguel Ángel de Quevedo, con quien se celebró en 1935 en Flor del Bosque, el primer Día del Árbol en México, que inició con el apoyo del Ingeniero Feldmann, una campaña de reforestación a nivel nacional. En 1937 en forma conjunta lograron que se estableciera por Decreto “La Zona de Protección Forestal de la Ciudad de Puebla”, y en 1938 lograron también por Decreto la fundación de los Parques Nacionales del Popo-Ixta, del Citlaltépetl, la Malintzi, y el Nevado de Toluca. Puebla desde entonces era pionera en materia del medio ambiente”.

Carta enviada al represor ex gobernador Rafael Moreno Valle, por Klaus Feldmann Petersen. (Tierra Baldía, 13 de diciembre de 2016) En la cual también menciona que “Flor del Bosque se donó para garantizar la conservación de los bosques”.

En diciembre de 1985 y siendo gobernador del Estado, se publica en el Diario Oficial del Estado la “DECLARATORIA de utilidad pública y beneficio social, para la creación del parque ecológico recreativo “General Lázaro Cárdenas” en el predio denominado “Flor del Bosque”, del municipio de Amozoc, Puebla, y queda registrado con la escritura 28959, ante el notario número cinco de la capital del Estado con fecha de 26 de octubre de 1984. Los objetivos del Parque quedan establecidos de la siguiente manera:

Que los objetivos específicos del Programa de Aprovechamiento, Conservación y Regeneración de los Recursos Naturales de la Entidad, derivado del Plan Estatal de Desarrollo Urbano, consiste en mejorar e incrementar lugares de atracción recreativa con fines turísticos, así como conservar e incrementar las zonas boscosas y cinturones verdes de la periferia, todo lo cual justifica la necesidad de destinar el predio antes señalado a Parque Ecológico Recreativo (24-12-1985).

Durante el gobierno de la frivolidad y la rapiña de Mariano Piña Olaya, la familia Feldmann Petersen, en 1987 decidió donar al gobierno del Estado más de la mitad de esa superficie poblada de bosque y conservó el casco que fue la sede de la familia por muchos años. Recibieron la promesa de que se haría un Museo de Ecología y Arqueología Regional y la familia donó la colección arqueológica de Ernesto Kurt Feldmann, para que el INAH valorara las piezas halladas en esa zona.

La familia llevó a cabo el acondicionamiento para instalar el Museo de Arqueología, para lo cual donaron el Casco del Rancho, así como para el Museo de Ecología, para lo que estaba ya aprobado el presupuesto y encargado de lo mismo el Arquitecto Sergio Vergara, del INAH, quedó en suspenso. Actualmente, el arquitecto Vergara Verdejo, es Secretario de Cultura del gobierno del Estado.

Caben las preguntas: ¿en dónde están o qué pasó con las piezas que donó la familia? ¿Cuál fue el motivo de que no se instalaran los Museos de Arqueología y Ecología? ¿Qué pasó con el presupuesto que se dice fue autorizado por el INAH?

En el periodo de gobierno del represor y megalómano Rafael Moreno Valle Rosas, en el 2016, encarceló a Francisco Castillo Montemayor, ex Secretario de Medio Ambiente en el gobierno de Mario Marín. Tiempo atrás, Castillo Montemayor cuestionó la remodelación que estaba haciendo el gobierno morenovallista en Flor del Bosque y mencionó que “las obras del gobierno del Estado eran tendientes a permitir la apertura a desarrollos inmobiliarios en esa área protegida” (La Jornada de Oriente, 20 de marzo de 2018).

Durante la administración de Rafael Moreno Valle (2010-2016) se propuso la construcción de un polideportivo en un espacio de cinco mil metros cuadrados dentro de la reserva natural y zona de conservación de flora y fauna.

Durante el periodo de Castillo Montemayor al frente de Flor del Bosque, este parque se hizo famoso, al grado que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) lo consideró como el espacio público de educación ambiental más importante de México.

En diciembre de 2018, el gobierno de Antonio Gali Fayad, vía la LIX legislatura dominada por el PAN, concretó una permuta con Carlos Enrique Rafael Hagenbeck que todo indica, pretende llevar a cabo un desarrollo inmobiliario. Gali Fayad es el actual embajador de la Alianza Smart Latam en América Latina y el Caribe, con todo lo que esto significa en términos de la concepción de la gestión de las ciudades. La mercantilización del suelo urbano, la gentrificación y las supuestas ciudades inteligentes y ¿ecológicas? vs. el reclamo del derecho a la ciudad y su gestión popular y democrática.

Recientemente el gobernador Miguel Barbosa, a través de la Secretaría de Medio Ambiente, Desarrollo Sustentable y Ordenamiento Territorial, ha solicitado a la Semarnat que se haga de Flor del Bosque una Reserva Natural Protegida, para que, en el futuro, no vuelva a ser tentación de mercantilismo, lo que vendría a ser un buen paso.

Sin embargo, es necesario primero, restituir las 42 hectáreas al polígono de Flor del Bosque. Que se revise, a la luz de las nuevas problemáticas, la Declaratoria de abril de 1994, particularmente en el punto octavo y lo referente en el punto de la Declaratoria de Reservas Ecologías y demás puntos.

La revisión, con la participación de los vecinos, académicos y activistas ambientales, del “Programa Parcial de Desarrollo Urbano de la Zona Sur del Municipio de Amozoc, Haras Flor del Bosque”, publicado el 12 de octubre de 2018 (ACUERDO de Cabildo del Honorable Ayuntamiento del Municipio de Amozoc, Puebla, de fecha 28 de septiembre de 2018) y el anterior programa que fue abrogado llamado, “Programa Parcial de Ordenamiento Urbano y Protección Ecológica de la zona de regulación 2, del suroeste del Municipio de Amozoc, Haras Flor del Bosque, mismo que fue publicado en el Periódico Oficial del Estado el 1 de octubre de 2004.

A la par, es necesario hacer la denuncia o denuncias necesarias para restituir los bienes y animales que fueron sustraídos del Parque Flor del Bosque. Como ejemplo, la computadora donada por la NASA y constituir en el propio Parque, el Centro de Educación, Difusión y Capacitación Ambiental y Ecológica.

Lo que está en el fondo de la conservación de Flor del Bosque es el reclamo ciudadano en la defensa de los bienes comunes, en este caso el bosque, contra un modelo de urbanización salvaje y excluyente y clasista, en consonancia con el modelo neoliberal, en el cual el suelo y su uso, se convierte en una mercancía más y también lo que está en juego es nuestro derecho a la salud y calidad de vida y definir qué tipo de ciudad y zona metropolitana queremos y no dejar esto en manos de políticos o funcionarios coludidos con desarrolladores inmobiliarios.

Debemos recrear un nuevo modelo de ciudad y zonas metropolitanas, en donde quepamos todas y todos y, en especial, y participemos como ciudadanos en su diseño e implementación. Ante el cúmulo de hechos de la devastación ambiental que existe en nuestro estado y país, se hace cada vez más urgente constitucionalizar los derechos de la Tonanzin Tlalli, la Madre Tierra, de la naturaleza.

El sociólogo urbano Robert Park, escribió que la ciudad es uno de los intentos más consistentes, y a la postre, más exitosos del humano, de rehacer el mundo en el que vive a partir de sus anhelos más profundos. Si la ciudad, en todo caso, es el mundo que el humano ha creado, es también el mundo en el que está condenado a vivir. Así, de manera indirecta y sin una conciencia clara de la naturaleza de su tarea, al hacer la ciudad, el humano se ha rehecho a sí mismo. De allí la importancia de la defensa del bosque, de los bienes comunes y de nuestras ciudades. Una temática que va a estar seguramente en el proceso electoral que inicia el próximo mes, es la política ambiental y ecológica que tenemos y la que queremos.

Recientemente murió un gran hombre y mejor sacerdote, Don Pedro Casaldáliga, obispo de la Amazonia, creador las comisiones Pastoral de la Tierra y la Pastoral Indígena. En este mundo y sociedad de un capitalismo salvaje, profundamente desigual y opresivo, debemos tener presente lo que Don Pedro mencionó “creo que el capitalismo es intrínsecamente malo: porque es el egoísmo socialmente institucionalizado, la idolatría pública del lucro, el reconocimiento oficial de la explotación del humano, la esclavitud de muchos al yugo del interés y la prosperidad de los pocos”. (TB)


Tags asignados a este artículo:
ecocidioflor del bosquepuebña

Artículos relacionados

El Parlamento Europeo ha pedido la plena aplicación de las Directivas de la Naturaleza

Madrid, España, 4 de Febrero de 2016, ABC.- Los eurodiputados aprobaron ayer por mayoría (592 votos a favor y 52

Sacrifican a casi 11 mil patos al detectar el primer brote de gripe aviar en Corea del Sur

Corea del Sur, 27 de marzo de 2016, México Ambiental.- El gobierno de Corea del Sur sacrificó cerca de 11

Programa de conservación del Parque Nacional Cabo Pulmo

Foto: Costasalvaje Baja California Sur, México, 11 de noviembre de 2015, México Ambiental.- Con el objetivo de colaborar con el