Connect with us

Arqueología mexicana

Vestigios de pepinos de mar en ofrenda mexica; antes se identificaron diferentes especies de equinodermos

Published

on

Ciudad de México, México, 12 de noviembre de 2020, México Ambiental.- Científicos del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología (ICML) de la UNAM, liderado por Francisco Alonso Solís Marín, encontraron restos de pepinos de mar en una ofrenda de la diosa mexica Tlaltecuhtli, en el Templo Mayor, en Ciudad de México. La ofrenda está compuesta por más de cuatro mil restos orgánicos que representaban la cosmogonía de los mexicas.

Junto con el arqueólogo mexicano Leonardo López Luján, director del Proyecto Arqueológico Templo Mayor, los expertos ya habían hallado en 2011 restos de equinodermos (que son invertebrados marinos que tienen espinas en la piel), y ahora descubrieron las espículas que formaban el esqueleto interno de un pepino de mar.

Solís Marín confirmó que por el confinamiento “… no hemos podido seguir buscando en los polvos de otras ofrendas para saber si hay más, pero lo más probable es que sí. Al principio pensábamos que se trataba de un hallazgo fortuito, pues tres de esas especies de pepinos de mar son muy pequeñas, y podrían haber estado dentro de bases de corales que fueron arrancados; sin embargo, la cuarta especie alcanza tallas mayores a los 20 centímetros de largo, de manera que indudablemente fue capturada para ser parte de la ofrenda”.

De acuerdo al experto, en algunas pinturas se reporta gráficamente la existencia de buzos mexicas que extraían productos del mar, y que eran llevados por corredores desde las costas del Pacífico hasta Tenochtitlan.

López Luján, por su parte, señaló que el monolito de la diosa Tlaltecuhtli es el más grande en la historia de la cultura mexica, y alberga gran cantidad de objetos y ejemplares de plantas, aves, mamíferos y organismos acuáticos.

“Han sido más de 12 mil los objetos recuperados de la ofrenda 126; en las otras no encontramos ni la mitad. Hallamos más de 15 especies de equinodermos asociados a las ofrendas del Templo Mayor, entre ellas seis estrellas de mar, tres especies de erizo, cuatro de galletas de mar, un biscocho de mar, estrellas quebradizas y cuatro pepinos de mar”, recordó Solís Marín.

Indicó que, como otros pueblos mesoamericanos, los mexicas acostumbraban enterrar grandes ofrendas en sus principales lugares de culto. La asociada al monolito de Tlaltecuhtli se compone de más de cuatro mil restos orgánicos que representaban la cosmogonía; esta actividad ritual ocurrió en el gobierno de Ahuizotl (1486-1502). Se cree que los animales eran sacrificados al momento del rito y mientras más dotada era la ofrenda, la deidad era más respetada.

En 2011, él y su equipo de investigación se percataron de la existencia de estrellas de mar en la ofrenda, tras analizar material pulverizado y reconstruir parte de sus esqueletos.

También encontraron espinas pequeñas de ofiuros, pero este año, de una cucharada cafetera de polvo de las excavaciones descubrieron las espículas que formaban el esqueleto interno de pepinos de mar.

Espículas halladas, las cuales formaban el esqueleto interno de un pepino de mar, especie que existe en el planeta desde hace 400 millones de años. Fotos: Francisco Alonso Solís

Francisco Solís Marín, también curador de la colección Nacional de Equinodermos del ICML, comentó que los pepinos de mar (holoturias) existen en el planeta desde hace 400 millones de años; en la actualidad se conocen cerca de mil 700 especies, que habitan en casi todos los ambientes marinos, sobre todo en aguas saladas poco profundas de los arrecifes coralinos. En México viven en todas las costas.

“Son importantes porque son los arquitectos del fondo marino. A través de su cuerpo pasan toneladas de arena en un año, son los responsables de que esté floja y no la sintamos como si fuera cemento; ellos remueven el sustrato y eso es esencial ecológicamente, porque meten oxígeno en la arena para que otros animales sobrevivan.”

Diferentes especialistas han validado que estos animales son fuente de compuestos de alto valor agregado con propiedades terapéuticas, como péptidos bioactivos, vitaminas, minerales, ácidos grasos y colágenos, entre otros. En años recientes se observaron en ellos efectos benéficos para la salud, como la curación de heridas, neuroprotectores, antitumorales, anticoagulantes, antimicrobianos y antioxidantes.

El uso de los pepinos de mar como alimento y medicina tradicional comenzó en China hace casi mil años y continúa la sobreexplotación hasta la fecha, así como en otras regiones del mundo. En algunos países ahora es ilegal su consumo, lo que lo hace un producto costoso.

En Asia, África y México se desarrollan investigaciones acerca de su reproducción sexual para hacer granjas y de esta manera evitar la extracción de poblaciones nativas.

* Con información de Sandra Delgado / Gaceta UNAM

Continue Reading