En la sierra de San Pedro Mártir, investigadores de la UABC redescubren el ratón meteoro de California (Microtus californicus)

En la sierra de San Pedro Mártir, investigadores de la UABC redescubren el ratón meteoro de California (Microtus californicus)

Ensenada, Baja California, México, 11 de agosto de 2017, México Ambiental.- Investigadores mexicanos redescubrieron el ratón meteoro de California (Microtus californicus), una especie de roedor cuyo último registro en la península bajacaliforniana es de hace más de 40 años. Tras investigaciones de campo de científicos y estudiantes de la Facultad de Ciencias de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), se logró el hallazgo de este pequeño ratón que tiene una zona de distribución desde Oregón en Estados Unidos, hasta la parte central de Baja California y que podría indicar una recuperación de este peculiar ecosistema.

 

El estudio y hallazgo fueron liderados por el doctor Gorgonio Ruiz Campos, profesor investigador de la Facultad de Ciencias de la UABC.

 

El ratón meteoro de California (Microtus californicus), es un roedor que habita zonas que van desde el nivel del mar hasta los dos mil 30 metros en los bosques de coníferas, explicó el Dr. Aldo Guevara Carrizales, investigador de la Facultad de Ciencias de la UABC al señalar que el ejemplar se capturó en las inmediaciones del arroyo San Rafael, localizado al noroeste de la Sierra de San Pedro Mártir, en el municipio de Ensenada.

 

Este notable descubrimiento es resultado de un proyecto de investigación iniciado en septiembre de 2016, para conocer el estado actual de seis especies de vertebrados endémicas de la Sierra de San Pedro Mártir, entre ellas el meteoro de California. Esas especies son: Trucha de San Pedro Mártir (Oncorhynchus mykiss nelsoni), la perdiz de montaña (Oreortyx pictus confinis), el murciélago de oreja larga de Miller (Myotis evotis milleri), el topo de pata ancha de Anthony (Scapanus anthonyi) y la ardilla de San Pedro Mártir (Tamiasciurus mearnsi).

 

Los científicos realizaron una primera exploración a la Sierra de San Pedro Mártir, donde pudieron constatar que aún existe una población del meteoro de California entre la que se encuentran juveniles, indicador ecológico significativo porque determina que la población está reproductivamente activa.

 

Aldo Guevara detalló que la investigación se orienta a conocer más a fondo la especie, en virtud que los estudios ya existentes se enfocan en describir sus áreas de distribución pero poco se sabe de sus características biológicas y ecológicas.

 

La idea es desarrollar un estudio más específico sobre esta población y conocer cuántos animales hay, cada cuánto se reproducen, la proporción machos-hembras y tener la información necesaria para desarrollar estrategias específicas para su conservación.

 

Destacó la importancia de establecer medidas de conservación para el ratón. Una hipótesis del investigador es la posibilidad que la especie haya reaparecido en la Sierra de San Pedro Mártir como resultado del mejoramiento de las condiciones de su hábitat.

 

Hace dos años visitaron la misma zona y la vegetación de pastos alrededor de ciénagas era escasa a causa de la presencia de ganado, situación que cambió y que presumen ha derivado en la recuperación de estos hábitats, lo que significa que la especie puede ser un indicador de las buenas condiciones del hábitat pues cuando hay cierta perturbación del ecosistema, la especie desaparece.

 

Otro dato relevante es que la misma especie pero distribuida en la zona de Estados Unidos es tan abundante que llega a ser considerada como plaga.

 

Aldo Guevara indicó que para realizar el cálculo del tamaño de la población del ratón meteoro de California que actualmente habita en Sierra de San Pedro Mártir, los investigadores de la Facultad de Ciencias de la UABC aplican un método estándar que implica la utilización de trampas Sherman.

 

Estas trampas son cajas de aluminio en las que se coloca un cebo para atraer al ratón y al momento que ingresa activa una plataforma que cierra la entrada y captura al animal para identificarlo, tomar datos y después regresarlo al sitio donde fue capturado.

 

Esta metodología es combinada con métodos de cuadrantes, que consisten en hacer un cuadro de trampas en un área cuya dimensión es conocida para los investigadores.

 

Una vez que el área está cubierta con trampas, es posible conocer la densidad, es decir, el número de ejemplares por unidad de área.

 

Aldo Guevara Carrizales dijo que la investigación también ha permitido conocer la situación actual de la trucha de San Pedro Mártir (Oncorhynchus mykiss nelsoni), la perdiz de montaña (Oreortyx pictus confinis), el murciélago de oreja larga de Miller (Myotis evotis milleri), el topo de pata ancha de Anthony (Scapanus anthonyi) y la ardilla de San Pedro Mártir (Tamiasciurus mearnsi).

 

Al respecto, el doctor Gorgonio Ruiz Campos, profesor investigador de la Facultad de Ciencias de la UABC y coordinador del proyecto, aclaró que los primeros trabajos de campo son insuficientes para determinar el estado de las especies incluidas en el estudio pero ya se hizo una primera evaluación de su distribución y abundancia poblacional.

 

Ester año se realizará una segunda visita para obtener más muestreos hasta tener la posibilidad de definir el estado de cada una de las especies, de las que hasta ahora se conoce poco sobre su distribución y biología.

 

Se dará un seguimiento temporal para ver tendencias o fluctuaciones de la población porque estacionalmente hay cambios en la abundancia de las especies, explicó al señalar que aunque el proyecto de investigación incluye el estudio de seis especies distintas, cada una de las especies conlleva la aplicación de una metodología particular.

 

Una es el fototrampeo, un método que utiliza cámaras con sensores que detectan el movimiento, mismas que son instaladas en sitios estratégicos para que, al acercarse alguno de los animales, dispare y capture fotografías del ejemplar.

 

Gorgonio Ruiz que para estudiar a la ardilla endémica y la perdiz de montaña se usa el método de transectos en faja, que son recorridos a través de una línea de longitud predefinida, donde se registran los ejemplares detectados visualmente en un ancho efectivo de 50 metros en cada lado de la línea.

 

Y compartió detalles: Se mide la distancia que hay de la línea imaginaria al individuo observado y a través de una ecuación ya conocida podemos estimar la cantidad de individuos por hectárea. Hay diferentes algoritmos que se utilizan para estimar cuántos individuos de la especie podemos encontrar por unidad de área.

 

En el caso de la trucha arcoíris el método de electropesca, que implica el uso de electricidad para la captura de peces mediante la utilización de un aparato con dos electrodos que se colocan en el agua con el objetivo de generar un campo eléctrico que provoca que el pez se inmovilice y pierda el equilibrio, lo que facilita su captura.

 

El investigador aclaró que este procedimiento no ocasiona la muerte del pez sino una electronarcosis, que permite a los científicos tomar el ejemplar, colocarlo en un recipiente con agua, hacer las mediciones y después de su recuperación regresarlo a su hábitat.

 

La aplicación de estas variadas metodologías les permitirá obtener información que resulta básica para la definición del estatus de conservación de las especies por parte de instancias como la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

 

Con información de Karla Navarro



Artículos relacionados

Cuarta arribada de tortuga lora (Lepidochelys kempii) en Rancho Nuevo, Tamaulipas

Ciudad de México, México, 27 de abril de 2017, México Ambiental.- Al menos 5 mil ejemplares de tortuga lora (Lepidochelys

Fuertes tormentas se pronostican principalmente para las regiones de Puebla y Oaxaca

Ciudad de México, México, 15 de diciembre de 2016, México Ambiental.- Se esperan lluvias muy fuertes en Puebla y Oaxaca,

Gobierno concluye ecocidio: desmantela estructura del ex Aviario de Puebla

Por: Pame Tajonar Méndez Foto: Erik Bolio/Tierra Baldía Puebla, Puebla, México, 30 de junio de 2016, México Ambiental/Tierra Baldía.- En la