Últimas noticias

Raquel Negrete (investigadora del CICESE): caminante del mundo y buscadora incansable del balance entre cuerpo, mente y ciencia

Raquel Negrete (investigadora del CICESE): caminante del mundo y buscadora incansable del balance entre cuerpo, mente y ciencia

María Melissa Rodríguez Villalobos

Ensenada, Baja California Norte, México, 7 de junio de 2019, CICESE/México Ambiental.- Originaria de Guadalajara Jalisco, Raquel Negrete Aranda creció en la grande y caótica Ciudad de México. Desde muy chica le interesaron las ciencias, y gracias a la visión de su madre tuvo la oportunidad de estudiar la preparatoria en el Liceo Franco Mexicano, donde aprendió el idioma y el riguroso sistema educativo francés. También fue ahí donde nació su inquietud por estudiar una carrera en el área de ciencias, tecnología, matemáticas e ingeniería. “Mi primera opción era física, pero resultó muy amenazante. Sí, me gustaban las matemáticas, pero no eran mi pasión”, aclara Raquel.

Así fue como decidió irse por la parte práctica que le brindaba la ingeniería. Estudió la licenciatura de Ingeniería Mecánica Electricista con especialidad en el área Eléctrica Electricista en la UNAM. Al terminar la carrera, junto con su esposo, decidieron estudiar la maestría y el doctorado en el CICESE, en el área de Geología, dentro del posgrado de Ciencias de la Tierra, específicamente en el área de vulcanología física bajo la asesoría de Edgardo Cañón.

“No tengo formación de ciencias de la Tierra”, admite Raquel. “Naturalmente, fue un gran reto el cambiar de área. Sin embargo, una carrera en ciencias de la Tierra no necesariamente sigue una trayectoria lineal. A veces, como en mi caso, es una verdadera odisea”.

Años más tarde se aventuró a dejar México para hacer un posgrado en el Instituto de Oceanografía Scripps, en donde se quedó algunos años después de terminar su posdoctorado. Pero no todo era ciencia, mientras hacia su posdoctorado, también se preparaba para ser instructora de yoga.

– ¿Qué diferencias puede ver entre una institución científica en México y una del extranjero?

“El CICESE es una de las instituciones más representativas en México, de mejor nivel sin duda alguna. Es una institución de vanguardia, pero el haber tenido la opción y la experiencia en otras instituciones de primer nivel como Scripps, es fácil percatarse de las grandes diferencias entre estas instituciones”, comenta Raquel.

“Esa diferencia es el trato. Existe un trato más igualitario hacia los jóvenes investigadores, independientemente del género. En México aún persiste la tradicional estructura vertical. Los investigadores que están abajo no tienen el mismo rango. En Scripps uno puede trabajar con gente brillante, con carreras impresionantes; todos te tratan de manera horizontal y promueven la colaboración.

“Los científicos de mayor experiencia arropan con más gracia a los científicos jóvenes. En cambio, en México se les ve como competencia; todo se maneja de diferente manera”, agregó.

Después de terminar su posdoctorado, Raquel regresa a México y se integra a uno de los proyectos del Centro Mexicano de Innovación en Energía Geotérmica (CEMIE-Geo), el cual ayudó a madurar y escribir la propuesta desde Scripps. Hasta la fecha, considera que ha sido uno de los proyectos más relevantes en los que ha trabajado. En ese mismo año, 2014, se incorpora al CICESE como uno de los primeros investigadores catedráticos del CONACYT. Así fue como empezó a trabajar como investigador en la División de Ciencias de la Tierra.

“Tengo la disciplina de decir: a pesar de las dificultades yo sigo y hago lo que tengo que hacer. No me rindo y no me siento menos en un mundo muy tradicional donde los jóvenes investigadores luchan para hacer su propio camino, especialmente siendo mujer”.

Las colaboraciones internacionales le han permitido ir de invitada en otras campañas oceanográficas. Eso ha sido crucial para seguir avanzando y no depender únicamente de la infraestructura del CICESE. Así, en 2018 tuvo oportunidad de colaborar con el Monterey Bay Aquarium Research Institute (MBARI) y el Schmidt Ocean Institute, participando en un crucero con el fin de realizar diferentes estudios en la región sur del Golfo de California.

“Creo que una de las cosas que siempre te pasa como científico, es que a lo que crees que te vas a dedicar cuando eres estudiante, nunca sucede; siempre se termina innovando en otras líneas de investigación.

“En mi caso, el flujo de calor y todas las aplicaciones que tiene en ciencias de la Tierra. Desde la prospección del potencial geotérmico, estudio de campos hidrotermales, modelado del estado térmico y otros temas que de alguna manera van de la mano con el entendimiento del desarrollo de las cuencas oceánicas. Ese es precisamente el trabajo que hicimos a bordo del R/V Falkor, en colaboración con el Schmidt Ocean Institute”, agregó.

El balance entre mente, cuerpo y ciencia

“En general, me definiría como una persona tenaz. He encontrado en el camino a muchas personas que me han ayudado muchísimo, que han sido mis mentores y me han guiado, me han permitido aprender y adquirir mucha experiencia. Pero también me he topado con gente cuya actitud ha sido totalmente opuesta. Mi mayor cualidad es la de nunca rendirme ante nada” 

Aunque desde niña tuvo fascinación por la ciencia, el yoga y el violoncello también forman parte importante de su vida. Incluso, cuando hizo su posdoctorado decidió certificarse como maestra de yoga, aprovechando su estancia en San Diego. Sin importar que la demanda de trabajo aumentara, hasta el día de hoy sigue impartiendo clases de yoga.

De no haberse dedicado a la ciencia, le hubiera gustado dedicarse a la psicoterapia humanista o a temas afines. Aunque la parte científica siempre estuvo arraigada en su persona, sus intereses personales son variados y van más allá de la ciencia.

Estar activa es su actividad favorita, no importa si es correr, caminar o hacer yoga, el punto es tener siempre mente y cuerpo activos. Uno de sus pasatiempos favoritos son las caminatas. Ella y su esposo comparten una pasión por las caminatas en la naturaleza, les gusta caminar distancias largas en lugares remotos, eso los ha llevado a conocer diferentes lugares que representan o que tienen algún interés geológico.

“Desde la parte profesional, no cabe duda de que todo lo que aprendes en los libros, puedes verlo en el mundo real. Es como cerrar el ciclo, es una experiencia muy rica. Te deja muchas vivencias en diferentes niveles, no solo en la belleza del lugar sino también en que se puede vincular con la parte que estudiaste. En nuestros viajes, nos encontramos tomando fotografías o videos con la idea de compartirlos con los estudiantes, enriqueciendo la experiencia de la docencia”, comenta Raquel

Ha visitado distintos lugares en compañía de su esposo; desde la isla sur de Nueva Zelanda, la parte norte de Noruega, Alaska, Francia y su último viaje, en Eslovenia, donde además de poder hacer una larga caminata, tuvo la oportunidad de asistir a la reunión anual de la Unión Geofísica Europea (EGU).

“Uno de los viajes más épicos que hemos tenido fue en Islandia. Estuvimos tres semanas y media y, de ese tiempo, pasamos dos semanas enteras caminando. Recorrimos las entrañas de la isla con ayuda de un guía. Para un vulcanólogo es como ver un libro en 3D”.

Además de los innumerables paisajes que ha podido ver, en sus viajes aprendió que es mucho más rico encontrar lugares fuera del ámbito turístico; por eso prefiere acercarse a los locales y que ellos sean quienes la orienten con recomendaciones de lugares para visitar. “Me parece que tiene un valor intrínseco que no te lo da ninguna agencia o paquete turístico”, afirma Raquel.

“De mí misma, aprendí que soy muy poco tolerante para viajar en grupo. Por ejemplo, en las caminatas de grupo se debe caminar al paso de la persona que lleva la velocidad más lenta, y en caso de clima frio, esto resulta difícil. Mi esposo y yo somos muy independientes, eso lo hemos cultivado cada vez más en cada uno de nuestros viajes”, agregó.

Nuevas oportunidades, proyectos en puerta

Recientemente Raquel fue invitada a participar en un proyecto muy importante. Se trata de un consorcio de instituciones académicas públicas y privadas de muchos países, conformado por el International Drilling Project (IODP)

“No solo es la experiencia de la expedición como tal, sino que básicamente de ahí nacen varios proyectos semilla y, a su vez, proyectos de post expedición. Esto me ha permitido crear redes y relaciones con científicos e instituciones importantes”, comenta.

El IODP cuenta con barcos de exploración y perforación, y van a diferentes partes del mundo a estudiar distintos escenarios tectónicos para realizar expediciones de alto perfil. Este año, la Expedición 385 a la Cuenca de Guaymas en el Golfo de California, se llevará a cabo en el periodo de septiembre a octubre. Para Raquel, resulta de gran importancia porque puede involucrar estudiantes y colegas; gracias a ello se está logrando que se consolide y vaya creciendo el equipo de flujo de calor del CICESE.

“Me gustaría hacer una invitación a todas las mujeres que están en el quehacer de la ciencia. Recordar que, aunque sea un mundo de hombres predominantemente y dependiendo de dónde estés o en qué área de la ciencia se encuentren, nosotras también podemos cambiar el esquema.

“Esto es algo que constantemente les repito y modelo a las estudiantes y jóvenes investigadores que trabajan conmigo”, concluyó.


Tags asignados a este artículo:
Articulistas

Artículos relacionados

“Los 12 mexicanos más pobres: el ‘lado b’ de la lista de millonarios”

Ciudad de México, 2 de abril de 2016, Témoris Grecko, Aristegui Noticias.- Si tú crees que sólo las historias de

De regreso a la isla, cosas de poca importancia

Rodrigo Navarro *   Isla Mujeres, Quintana Roo, México, 18 de enero de 2019, México Ambiental.- Después de 90 días

El agua, recurso vital bajo presión

Lic. José Luis Carrillo Aguado*   El agua es la molécula más común sobre la superficie de la Tierra, y

Sin comentarios

Write a comment
Aún sin comentarios! Puedes ser el primero en comentar este artículo!

Escribe un comentario

Tu dirección de e-mail no será publicada.
Los campos requeridos están marcados*