Últimas noticias

¿Por qué podemos oler la lluvia?

¿Por qué podemos oler la lluvia?

TIM LOGAN

Madrid, España, 1 de septiembre de 2018, El País.- ¿Se han fijado alguna vez en ese olor especial que desprende el suelo caliente y seco cuando caen las primeras gotas de lluvia veraniega? Tengo recuerdos de mi niñez de parientes del campo que presumían de poder “oler la lluvia” justo antes de una tormenta.

Por supuesto, la lluvia en sí misma no tiene olor. Pero momentos antes de que empiece a llover, un olor “a tierra” conocido como petricor impregna el aire. Las personas lo describen como un aroma almizclado, fresco y en general agradable.

Grabación de la caída de gotas de agua a gran velocidad donde se observa cómo se desprenden pequeñas burbujas que liberan en forma de aerosol las sustancias depositadas en la tierra. Y. JOUNG MIT

 

Este olor se desprende de hecho al humedecerse el terreno. Unos científicos australianos documentaron por primera vez el fenómeno del petricor en 1964 y, más tarde, en la década de 2010, unos investigadores del Instituto de Tecnología de Massachussetts estudiaron su mecánica.

El petricor es una combinación de compuestos químicos fragantes. Algunos proceden de aceites fabricados por las plantas. Las que más contribuyen son las actinobacterias. Estos diminutos microorganismos pueden encontrarse tanto en zonas rurales como urbanas, así como en entornos marinos. Descomponen la materia orgánica muerta o deteriorada en compuestos simples listos para convertirse a su vez en nutrientes para plantas en crecimiento y otros organismos.

Los principales ingredientes del petricor son plantas y bacterias que viven en el suelo.VOVAN/SHUTTERSTOCK.COM

 

Un subproducto de su actividad es un compuesto orgánico llamado geosmina, que contribuye al aroma del petricor. La geosmina es un tipo de alcohol, como el de desinfectar. Las moléculas de alcohol tienden a desprender un aroma fuerte, pero la estructura química compleja de la geosmina la hace especialmente perceptible para los humanos, incluso en cantidades extremadamente bajas. Nuestra nariz puede detectar solo unas cuantas partes de geosmina por cada billón de moléculas atmosféricas.

Durante un periodo de sequía prolongado, cuando lleva varios días sin llover, la tasa de actividad de descomposición de las actinobacterias se ralentiza. Justamente antes de un episodio de lluvia, el aire y el terreno empiezan a humedecerse. Este proceso ayuda a acelerar la actividad de las actinobacterias y se forma más geosmina.

Cuando las gotas de lluvia caen al suelo, en especial en superficies porosas como la tierra suelta o el cemento rugoso, salpican y expulsan partículas diminutas denominadas aerosoles. La geosmina y otros compuestos del petricor que puedan estar presentes en el suelo o disueltos en la gota de lluvia se liberan en forma de aerosol y son transportados por el viento a las zonas de alrededor. Si la lluvia es suficientemente fuerte, el aroma a petricor puede viajar rápidamente con el viento y alertar a los humanos de que la lluvia se acerca.

El aroma finalmente se desvanece cuando la tormenta pasa y el terreno comienza a secarse. Las actinobacterias quedan en espera, dispuestas a ayudarnos a saber cuándo podría llover de nuevo.

* Tim Logan es profesor adjunto de prácticas en Ciencias Atmosféricas, Texas, A&M University

** Este artículo fue publicado originalmente en inglés en la web The Conversation.


Tags asignados a este artículo:
AguaLLUVIAmundo

Artículos relacionados

FOTO: La NASA capta al Sol “sonriendo”.

Morelia, México, 5 de diciembre de 2016, México Ambiental.- Una fotografía tomada por el Observatorio de Dinámica Solar de la NASA el

Fósiles de Mongolia rellenan el hueco evolutivo de los hadrosaurios

Madrid, España, 8 de mayo de 2019, Europa Press. – Los restos esqueléticos completos de una nueva especie de dinosaurio

Trump propone autorizar el uso de rosquillas y beicon como cebo para cazar osos en Alaska

Alaska, EE UU, 23 de mayo de 2018, El País.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pretende que los