Últimas noticias

México, es el tercer productor de basura electrónica en toda América: 1 millón de toneladas al año

México, es el tercer productor de basura electrónica en toda América: 1 millón de toneladas al año

Morelia, Michoacán, México, 1 de marzo de 2019, México Ambiental.- Con la generación promedio de entre 7 y 10 kilos de desechos por persona para un total de un millón de toneladas de basura por año, México es la tercera nación que más basura electrónica produce en toda América, de acuerdo a un reporte de la United Nations University (UNU), International Telecommunication Union (ITU) & International Solid Waste Association (ISWA), Bonn/Geneva/Vienna).

El doctor Heberto Ferreira, experto del Instituto de Investigaciones en Ecosistemas y Sustentabilidad de la ENES Morelia, refirió además que el gran problema que tenemos en México, es la poca conciencia entre los usuarios y, sobre todo, la inexistencia de una regulación suficiente.

En este contexto, la iniciativa Step, -que es un esfuerzo internacional para investigar la basura electrónica-, hizo un censo de las leyes que regulaban el reciclaje y desecho de la basura electrónica, y descubrió que, en diferentes países, en otros sudamericanos, por ejemplo, Argentina, hay hasta 20 o 30 leyes que regulan el e-waste, y en México sólo hay una NOM y ya está desfasada y que urge actualizar.

Dijo que la ley muy laxa, y además tampoco existen incentivos para los proveedores y las empresas, para que el mercado nacional tenga una razón para reciclar. Generar facilidades o estímulos a quienes pongan una recicladora, de manera que los componentes no se tiren a la primera, sería una acción altamente significativa. Sin embargo, otro problema es que no existe política pública clara, sino simplemente algunos puntos de reciclaje, algunos reciclatones, pero son muy esporádicos e insuficientes.

Frente a la falta de regulación, Heberto Ferreira dijo que los hábitos de consumo también constituyen un conflicto. Desde tiempo atrás se le calculaba a cada mexicano un promedio de 7 kilos de basura generada al año, y ya ha creció hasta un promedio de entre 8 y 10 kilos, porque no estamos habituados al reciclaje. EN México es usual que se tiran pantallas, celulares, hornos de microondas, entre otras tecnologías, que tienen un periodo muy corto de servicio y que generalmente se requiere actualizar o mejorar.

El científico mexicano explicó que otro de los problemas que vemos en la basura electrónica, es la contaminación por metales pesados y pronosticó que este fenómeno será cada vez mayor, y en años próximos podrían incluso contaminar mantos freáticos y otros acuíferos, que son los más susceptibles a la contaminación y de donde se extrae mucha del agua de consumo. “Solo cuestión de tiempo” y una vez contaminados tomaría muchos años revertir el proceso.

El investigador de la UNAM detalló: “Debemos evitar escenarios en donde los pozos más cercanos a donde vivimos podrían ser contaminados por la presencia de metales pesados, se han hecho estudios que la basura electrónica pude afectar la respiración (si se quema la basura), o puede afectar a la salud humana porque se bioacumula, sobre todo el plástico Polibromodifenil (PBDES) que se encuentra en los equipos, si este es absorbido puede causar problemas”.

El Dr. Heberto Ferreira compartió también que las baterías y pilas, son altamente contaminantes debido a que una vez que ya se agotó su energía, hacen una reacción química que no es controlable. Además, solo algunas partes se pueden reciclar. Hay intentos, de nuevas baterías, pero finalmente las que se encuentran en el mercado son las que más contaminan. Habría que buscar otras fuentes de energía, como las energías limpias –como los paneles solares-, o mejorar la capacidad y duración de las actuales.

Un fenómeno que hace más grave el problema de la producción de basura electrónica es la falta de estandarización de componentes, que impacta directamente, pues en ocasiones un cargador no sirve si se cambia de marca de celular, o de tableta, incluso hay algunos de la misma compañía que no usan el mismo cargador y se vuelven obsoletos, entonces, se usa unos años e inevitablemente se convierte en basura electrónica, sostienen el Dr. Heberto Ferreira y el maestro Alberto Valencia, también de la UNAM.

Las empresas, deberían poder ponerse de acuerdo para no generar basura electrónica, utilizar un mismo tipo de cargador, o adaptadores, componentes móviles e intercambiables, pero lo que pasa es que muchas veces no hay forma de reciclar, y entonces se tira.

Para el año 2050 se estima que haya 160 millones de mexicanos, y si el ritmo de producción de basura electrónica continúa, se van a generar más de 2 millones de toneladas, advirtieron los dos expertos.

Ferreyra consideró que reducir la basura electrónica es difícil, y, además, bajar la huella ecológica por el uso de la tecnológica tampoco es fácil, pero sí se puede utilizar los electrónicos al máximo, tantos años como se pueda y cuando ya sea imposible por las necesidades de cada uno. Es viable intentar darle un uso máximo, o desecharlo de manera responsable en centros de reciclaje.

Para Ferreira y Valencia la solución más viable es tener más leyes, que sean más claras y que se impongan sanciones o beneficios por ser una empresa responsable. Seguramente no será una medida popular, pero se debe avanzar en la legislación. Y es que debemos tener leyes que permitan incentivar el reuso de la tecnología y que hagan cambiar a las empresas y a las personas sobre sus hábitos de consumo. Promover la legislación a nivel municipio, estatal, federal, con respecto al uso y disposición de la tecnología podría ser de mucha utilidad.

Y concluyeron: “Es muy importante que hagamos conciencia como consumidores, el hecho que México tenga muy pocas leyes al respecto, hace que se tenga una alta generación de este tipo de basura”.

* Con información de Hugo Maguey / Rafael Paz. ENES Morelia, Instituto de Investigaciones en Ecosistemas y Sustentabilidad


Tags asignados a este artículo:
e-waste