Manuel para el monitoreo biológico del mero gigante (Stereolepis gigas) en aguas mexicanas

Manuel para el monitoreo biológico del mero gigante (Stereolepis gigas) en aguas mexicanas

Ramírez-Valdez, A.; Sgarlatta, M.P.; Villaseñor-Derbez, J.C.; Cota-Nieto, J.J.; Rowell, T.J.; Gómez-Gómez, A.; Domínguez-Guerrero, I.; Domínguez-Reza, R.; Hernández-Velasco, A.; Santana-Morales, O.; Ruiz-Campos, G.; Erisman, B. *

Este documento está dirigido a guiar la obtención de información a través del monitoreo biológico-pesquero del mero gigante (Stereolepis gigas) en aguas mexicanas. La información obtenida servirá para establecer la base del conocimiento biológico y ecológico de la especie. Este documento y la información obtenida pertenecen a un programa de monitoreo permanente cuyo objetivo es generar conocimiento a largo plazo y establecer diferentes líneas de estudio de la especie. El programa es el resultado de la colaboración entre instituciones académicas, Organizaciones de la Sociedad Civil y comunidades pesqueras. La información recopilada estará disponible para cualquier persona interesada que lo solicite. Más información sobre el proyecto y el acceso a los datos puede ser encontrada en la página oficial: www.merogigante.org

ManualMeroGigante

Introducción

La pesca artesanal es una actividad primordial en la economía de México, que representa hasta el 97% de la flota pesquera marina (Fernández et al. 2011) y emplea a más de 2 millones de personas, directa e indirectamente. Además, las pesquerías artesanales generan más del 65% de la producción destinada al consumo humano directo (Fernández et al. 2011).

Esta importancia se acentúa aún más en el noroeste de México, región que integra los estados de Baja California, Baja California Sur, Sonora y Sinaloa, donde casi un millón de pescadores producen más del 60% de la producción nacional (CONAPESCA 2013). En esta región, el desarrollo social y económico de las comunidades está estrechamente ligado a la actividad pesquera, especialmente a la pesca artesanal. Baja California y Baja California Sur comparten no solo una misma región marina, sino también una misma vocación pesquera.

En los más de 3,600 km de litoral que rodean la Península de Baja California se concentran algunas de las pesquerías artesanales más importantes y redituables del país.

Las pesquerías artesanales en la Península de Baja California son una importante fuente de alimento, empleo y desarrollo. Esta región concentra además excelentes ejemplos de organización pesquera, con una población de casi 13 mil pescadores artesanales, concentrados en más de 200 cooperativas pesqueras, que operan más de 3,900 embarcaciones ribereñas.

Los registros de volúmenes de pesca en México sitúan a Baja California Sur y Baja California en tercer y cuarto lugar, respectivamente, generando conjuntamente el 18% de la producción nacional (CONAPESCA 2013).

Dentro de las pesquerías artesanales, la de escama puede no ser la más productiva ni redituable económicamente, sin embargo, tiene un alto valor social, al abastecer alimento a las comunidades costeras y permanecer activa a lo largo del año. El manejo de la pesquería de escama en México tradicionalmente agrupa como un solo recurso a varias especies, e inclusive familias de peces, de forma que los volúmenes de captura representan la suma de todas las especies.

En la Península de Baja California el recurso escama comprende más de 90 especies de peces óseos distribuidos en 13 grupos taxonómicos (G.B.C. 2015). Destaca entre estos grupos taxonómicos el conformado por las cabrillas, verdillo, baquetas y mero, que comprende al menos 18 especies, por incluir en su mayoría especies que son depredadores de niveles superiores de la cadena trófica, presentan grandes dimensiones y son gregarias.

Entre estas especies, el mero gigante (Stereolepis gigas) destaca no solo por su tamaño, sino también por su importancia ecológica y estatus crítico de conservación (Cornish 2014). Sin embargo, el conocimiento sobre la especie y sus poblaciones es todavía muy escaso. El mero gigante se captura mayormente como parte de la pesca incidental de lenguado y cabicucho, no obstante, también es una especie objetivo de la pesca comercial en la Península de Baja California (Fig. 1).

En Estados Unidos de América (EUA), el mero gigante fue tan intensamente pescado de 1910 a 1970, que en 1981 se implementó una veda permanente de la especie, tanto para la pesca comercial como para la recreativa. Desde entonces su pesca en EUA ha permanecido cerrada y diferentes estrategias para su recuperación se han implementado.

En México, la pesca comercial del mero gigante no está regulada y la única regulación existente para esta especie está dirigida a la pesca recreativa. La Carta Nacional Pesquera (CNP), que es el instrumento de política pública expedido por el Gobierno Federal que contiene el resumen de la información necesaria del diagnóstico y evaluación integral de la actividad pesquera y acuícola, recomienda no incrementar el esfuerzo pesquero actual dirigido a las especies incluidas en la categoría de “peces marinos de escama”, categoría que incluye al mero gigante (DOF 2012). La CNP también recomienda la administración de este recurso por grupos de especies, más que por un grupo multi-específico, y evaluar la posibilidad de establecer una talla mínima de captura o limitar el esfuerzo mediante vedas y cuotas de captura (DOF 2012).

Este instrumento, además reconoce la necesidad de incrementar la información disponible de estas pesquerías para ser capaces de desarrollar modelos de predicción.

En cuanto a la pesca recreativa, la norma oficial mexicana (NOM-017-2013) que regula las actividades de pesca deportivo-recreativa en las aguas de jurisdicción federal, incluyendo la pesca subacuática, y la pesca desde embarcaciones y desde tierra, establece que únicamente se permite arribar un ejemplar de mero gigante por día por pescador con licencia (DOF 2013). Este instrumento de regulación para la pesca recreativa se dirige a limitar aquellos individuos enteros desembarcados y también prohibir el desembarco de organismos fileteados, aunque es posible el consumo durante la duración del viaje de pesca (DOF 2013).

El aprovechamiento sustentable de los recursos marinos se dirige a maximizar las ganancias del uso de los recursos, buscando una distribución equitativa de los beneficios generados a partir de la actividad, y procurando la conservación y el mantenimiento de las condiciones que garanticen su existencia futura.

Es por ello necesario abordar el manejo de los recursos naturales, desde la base del conocimiento de la especie y sus interacciones ecológicas, establecer programas de monitoreo pesquero que permitan conocer las tendencias de captura y realizar monitoreos independientes de la pesca que verifiquen las tendencias de la biomasa total.


Fotografías cortesía: A) San Quintín Sport Fishing, B) Arturo Hernández; C) Igor Galván

En la búsqueda de lograr mejores resultados es importante incorporar en estos programas de monitoreo el conocimiento pesquero local, capacitar a los pescadores en las actividades de obtención de la información, e involucrar a la comunidad en las decisiones del manejo de los recursos marinos.

Con esa perspectiva se generó el proyecto de investigación dirigido a estudiar la historia natural del mero gigante en el territorio mexicano, involucrando comunidades pesqueras, investigadores y organizaciones de la sociedad civil, buscando obtener tanta información como sea posible de la especie (Ramírez-Valdez et al. 2017a). 8

Justificación

El mero gigante (pescada o mero negro), como se conoce comúnmente a la especie Stereolepis gigas, es el pez teleósteo de ambientes costeros más grande que habita las costas de Baja California, México y California, Estados Unidos de América (EUA) (Miller y Lea 1972; Page et al. 2013; Allen 2017). Esta especie llega a medir hasta 2.5 metros y pesar hasta 256 kg (Hawk y Allen 2014). Además de su gran tamaño, también es muy longevo, pues se ha estimado que pueden llegar a vivir al menos 76 años (Allen y Andrews 2012).

Su distribución geográfica abarca desde Humboldt, California hasta el extremo sur de la Península de Baja California y la región norte del Golfo de California (Love et al. 2006; Robertson y Allen 2015) (Fig. 2), aunque individuos en estadios tempranos de esta especie han sido registrados hasta la costa de Oaxaca, México (Shane et al. 1996; Love et al. 2005).

El mero gigante es una especie demersal que habita ambientes relativamente someros a una profundidad máxima de 46 m. Se alimenta mayormente de langostas, cangrejos, pulpos, rayas, peces y calamares, por lo que se considera un depredador tope.

La poca información disponible indica que sus preferencias de hábitat cambian a través de su desarrollo; en etapas tempranas (juveniles) habita fondos blandos, mayormente arena y parte superior de cañones, mientras que los adultos se asocian a los bosques de macroalgas (kelp) y arrecifes rocosos (Love 2011; Couffer y Banseman 2015). Debido a su tamaño, longevidad, importante función en el ecosistema y armonioso movimiento, lo llaman “El Rey de los bosques de kelp” (Ramírez-Valdez et al. 2017b) (Fig. 3).

Para cita del libro: Ramírez-Valdez, A.; Sgarlatta, M.P.; Villaseñor-Derbez, J.C.; Cota-Nieto, J.J.; Rowell, T.J.; Gómez-Gómez, A.; Domínguez-Guerrero, I.; Domínguez-Reza, R.; Hernández-Velasco, A.; Santana-Morales, O.; Ruiz-Campos, G.; Erisman, B. 2017. Manual para monitoreo biológico del Mero gigante (Stereolepis gigas) en aguas mexicanas: Proyecto Mero gigante del Pacífico mexicano. SIO-UCSD, UABC, COBI A.C., ECOCIMATI A.C., 42 pp.


Tags asignados a este artículo:
(Stereolepis gigas)