Últimas noticias

La muerte de 11 rinocerontes negros en el mayor parque natural de Kenia en solo un mes levanta fuertes críticas

La muerte de 11 rinocerontes negros en el mayor parque natural de Kenia en solo un mes levanta fuertes críticas

Tsavo, Kenia, 7 de agosto de 2018, El País. – El último de los once rinocerontes negros, una subespecie en peligro de extinción, que hace un mes fueron trasladados al parque natural de Tsavo Este, el mayor de Kenia, ha fallecido, según han informado este lunes algunos medios de comunicación locales. Los ejemplares habían sido trasladados desde el lago Nakuru, en el centro del país, y del Nairobi National Park hasta la reserva natural para crear un santuario que favoreciese su preservación. El pasado 13 de julio, el Servicio de Vida Silvestre de Kenia (KWS, en sus siglas en inglés) anunció la muerte de ocho rinocerontes y el Ejecutivo keniano ordenó suspender los traslados. Ambas instituciones han recibido duras críticas tras la prematura muerte de los animales y se han acusado mutuamente de lo ocurrido.

El estado de salud del ejemplar empeoró el sábado, según han indicado los servicios veterinarios del parque, después de que el rinoceronte fuese atacado por un león. Los médicos de la reserva intentaron curarle las heridas provocadas por la agresión y frenar la infección, aunque finalmente el animal sucumbió. La muerte de los otros diez ejemplares trasladados a la reserva se debió a la ingestión de agua salada, según un informe encargado por el Ministerio de Turismo, que indicaba que los rinocerontes estaban hambrientos, sufrían problemas gástricos y había proliferado en ellos una especie de bacteria oportunista en el tracto respiratorio.

Precisamente tras la publicación de ese informe el pasado 26 de julio, el secretario del gabinete de Turismo y Vida Salvaje, Najib Balala, anunció la suspensión de seis responsables del KWS. “La investigación independiente muestra que ha habido negligencia en el acondicionamiento de los animales y en la coordinación y la comunicación del personal del parque”, aseguró Balala. Antes de conocerse la muerte del undécimo ejemplar, Balala fue acusado por la oposición de manipular los datos para eludir responsabilidades. El colegio de veterinarios de Kenia pidió su dimisión después de anunciar su decisión de suspender a los trabajadores del KWS, entre los que se encontraban varios veterinarios.

A finales de 2017, la población de rinocerontes en Kenia era de 1.258 animales (745 rinocerontes negros, 510 rinocerontes blancos meridionales y tres rinocerontes blancos del norte; el único rinoceronte blanco del norte superviviente murió en marzo pasado, por lo que solo quedan dos hembras).

Pese al riesgo de extinción de estos animales, debido en parte a la caza furtiva, supone un aumento considerable desde los años 80 del pasado siglo, cuando solo había en el país unos 400 ejemplares. En todo África, la población total de rinocerontes negros ronda los 5.500 ejemplares.

Las organizaciones ecologistas y de protección de animales han defendido la reubicación de especies para su conservación, a pesar de lo complejo de la misión. El traslado de animales se emplea para aumentar el número de ejemplares en un área específica. Esta práctica se está llevando a cabo en Kenia y otras partes de África para proteger a estas especies en peligro, principalmente de los cazadores furtivos que roban los cuernos para venderlos en mercados ilegales en Asia, según Reuters. Entre 2005 y 2017 Kenia ha trasladado 149 rinocerontes, de los que han fallecido ocho, según Associated Press.


Tags asignados a este artículo:
Keniamundorinocerontes

Artículos relacionados

40 mil los afectados por las inundaciones en el litoral en Argentina

Argentina, 24 de abril de 2016, México Ambiental.- 40 mil afectados y pérdidas millonarias en infraestructura y producción agropecuaria es

Radiografía de la invasión del plástico

Madrid, España, 18 de junio de 2018, El País.- Es un problema creado (sin duda alguna) por nuestra generación. Hace

El “perro león” que pasó de ser callejero a famoso

Alemania, 28 de abril de 2016, Diario Clarín.- Una fotógrafa alemana lo rescató en Málaga y lo convirtió en un