Últimas noticias

La era de lo desechable

La era de lo desechable

Por Angélica Simón

Ciudad de México, México, 31 de enero de 2019, Sin Embargo. –  Mi primer celular me duró más de 5 años y no, no lo dejé por “obsoleto”, me lo robaron. No hace ni medio siglo atrás, heredábamos la ropa de los hermanos, reciclábamos hojas en blanco de los cuadernos del ciclo escolar pasado y las mamás iban al mercado con bolsas de mimbre o malla, obvio reutilizables. Hoy ante la obsolescencia programada de las cosas y la búsqueda de la “practicidad”, todo en la vida se ha vuelto desechable.

El resultado, la basura, mucha más basura cada minuto y no hay ecosistema que pueda responder a tal ritmo, procesar, depurarse. La era de lo desechable, particularmente del plástico de un solo uso, está ahogando al planeta.

Hablemos de dos, solo dos de los muchos productos desechables existentes, para ejemplificar, lo que se concibió como un beneficio o un avance, se volvió un problema, además de evitable, justificable.

Primero las bolsas de plástico, en el mundo se consumen alrededor de 280 millones de toneladas de bolsas de plástico al día. En México, cada persona consume 650 al año y su vida útil es de solo 12 minutos.

¿Y qué decir de los popotes? Existen estimaciones de que en nuestro país se desechan 24 mil toneladas de popotes al año; de usarse frecuentemente, una persona podría consumir hasta 38 mil popotes durante toda su vida y lo peor de esto es que, con excepción de cuando se usan por razones médicas, los popotes son absolutamente innecesarios.

Por contradictorio que parezca, hoy, volver al pasado es mirar hacia el futuro y avanzar. Tenemos que regresar a hacer las cosas de materiales que se puedan usar una y otra vez, a cargar nuestra bolsa “del mandado” y a cuando no había platos ni vasos de unicel, se lavaban y no era tan terrible.

En México necesitamos una legislación a nivel nacional que prohíba el uso de plásticos de un solo uso. No tenerla es rezagarnos.

La Unión Europea ha propuesto prohibir algunos utensilios de plástico de un solo uso como las bolsas plásticas, los cotonetes y los popotes, entre otros. Algunos estados de los EEUU, incluido Hawái, han prohibido las bolsas de plástico.

En América Latina, varios países van en este mismo sentido, Chile se convirtió en el primer país en la región en prohibir la entrega de bolsas de plástico en los comercios; En Perú, la Comisión de Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuanos, Ambiente y Ecología del Congreso peruano aprobó un proyecto de ley que prohíbe el uso de bolsas de plástico en todo el país. En Colombia, el gobierno decidió aplicar un impuesto de 20 pesos por cada bolsa de plástico desde 2017 y contemplar un incremento de 10 pesos cada año de tal forma que pare el 2020 llegue a 50 pesos por bolsa.

En nuestro país existen varios esfuerzos locales, se han aprobado normas regionales para enfrentar el problema del plástico en estados como Veracruz, municipios de Querétaro, Baja California, San Luis Potosí y hay algunas iniciativas en otros estados, pero urge una ley nacional que nos conduzca a dejar atrás la era de los desechables.

*Angélica Simón, coordinadora de medios en Greenpeace México


Tags asignados a este artículo:
contaminacionMEXICOplasticos