Últimas noticias

Indonesia eleva la alerta por la erupción del Anak Krakatoa

Indonesia eleva la alerta por la erupción del Anak Krakatoa

Anyer, Indonesia, 27 de diciembre de 2018, El País. – A lo largo de toda la costa occidental de la isla de Java se oye de forma recurrente un estruendo a lo lejos. Es el Anak Krakatoa, el volcán en erupción que retumba cada vez que expulsa gases y cenizas a unos 50 kilómetros de distancia de las zonas que han sido afectadas por el tsunami que originó. El sonido desconcierta de primeras a los visitantes, pero está ya interiorizado entre la población local, consciente de que convive con un volcán potencialmente devastador que, por otra parte, es un reclamo para una zona que busca atraer más turismo. Sin embargo, la incertidumbre es mayor estos días entre los residentes, sobre todo tras haberse elevado la alerta por su erupción.

Para Hendi Eeng, sus sentimientos hacia el Anak Krakatau (literalmente “hijo del Krakatoa” en indonesio) son contradictorios. Él es guía turístico especializado en viajes al mismo volcán, adonde desde el año 2009 lleva turistas y curiosos que pueden escalarlo y, si las condiciones lo permiten, incluso pasar una noche de acampada allí. Habrá visitado el sitio cientos de veces, la última durante los días 10 y 11 de diciembre, apenas diez días antes de que una erupción de pequeña magnitud causara el derrumbe de la vertiente suroeste del monte, que al caer al mar originó el maremoto. El Anak Krakatoa es, dice, “su trabajo y parte de su vida”.

Durante los últimos meses, cuando la actividad volcánica se ha incrementado, Eeng ha notado irónicamente incluso más reservas de lo habitual, más interés en visitar la zona. “Es muy bonito, especialmente por la noche, cuando desde una isla muy cercana -que identifica como “la madre del Krakatoa”- uno observa la lava cayendo desde la cima. Es como ver unos fuegos artificiales hechos por la naturaleza”, explica. Además del volcán, lo promociona también como un lugar de playas con aguas cristalinas que albergan un imponente arrecife de corales. “He ido incluso con toda mi familia allí a pasar algún fin de semana”, añade. Pero la inmensa mayoría de sus clientes son extranjeros, principalmente europeos, y son poquísimos los indonesios que pese a este reclamo deciden apuntarse a la excursión.

“Yo no iría nunca, todos somos conscientes y conocemos la historia del Krakatoa y de lo que puede ser capaz de generar”, asegura Azizul, estudiante universitario de 21 años que ejerce estos días como voluntario en las tareas de búsqueda de supervivientes. Lo han estudiado, dice, desde pequeños en la escuela y las familias locales cuentan a los críos historias relacionadas con el volcán.

El capítulo que se enseña es la erupción del año 1883, una de las peores desde que los humanos tienen registros. Ocurrió cuando el país estaba bajo dominio holandés, y de acuerdo con los documentos de esa etapa colonial murieron como mínimo 36.000 personas debido a una serie de olas gigantes que arrasaron las costas del estrecho de Sonda. La explosión fue tan fuerte que se oyó a miles de kilómetros de distancia y expulsó tal cantidad de ceniza que los cielos de la región se oscurecieron durante días. A Azizul, que como otros indonesios solamente se identifica con un nombre, sus padres le contaban de pequeño que unos pescadores que faenaban cerca del volcán quedaron sordos por el estruendo.

La explosión destruyó gran parte de la isla en la que se asentaba el volcán. En 1928, en la gran cuenca que se originó tras el colapso, apareció una nueva isla volcánica. De ahí salió el hijo del Krakatoa, actualmente un monte de más de 300 metros de altitud. Los vulcanólogos lo estudian minuciosamente. Este jueves, las autoridades indonesias optaron por aumentar el nivel de alerta de 2 a 3 en una escala de 4 por el incremento de su actividad. Las cenizas que está expulsando han provocado la cancelación de una veintena de vuelos comerciales y obligado a otros a redirigir su ruta para evitarlas. Nadie puede garantizar que no genere otro tsunami como el del pasado sábado, con lo que las autoridades aconsejan a la población de ambos lados del estrecho de Sonda que se mantengan a una distancia de entre 500 y 1.000 metros de la costa.

Los especialistas aseguran que el Anak Krakatoa, pese a estar permanentemente activo, aún se encuentra en fase de crecimiento y descartan de momento una erupción tan violenta como la que ocurrió a finales del siglo XIX. A largo plazo, sin embargo, es posible que genere una explosión como la protagonizada por su padre.

El hecho de que Eeng tenga cada vez más clientes muestra que el Anak Krakatoa se ha convertido en un reclamo turístico para la zona. Las referencias al volcán son fácilmente visibles en restaurantes, hoteles y tiendas de Carita y otras playas populares. El área de Tanjung Lesung, situada en esta costa ahora dañada por el tsunami y promocionada como “la puerta hacia el Krakatoa”, es uno de los diez puntos elegidos por el Gobierno indonesio como nuevos polos turísticos a desarrollar. La elección ha traído más inversión pública para mejorar la infraestructura local, algo que se ha traducido en la aparición de complejos turísticos. El plan tiene por objetivo diversificar la llegada de viajeros a Indonesia, actualmente centrados casi exclusivamente en la famosa isla de Bali.

El tsunami provocado por el propio volcán, sin embargo, pone en peligro los planes en esta zona occidental de Java que había cosechado cierta popularidad como destino vacacional entre los locales. No tanto porque los daños hayan sido irreparables (infraestructuras básicas como carreteras o puentes siguen en pie), sino por el efecto disuasorio que pueda tener esta tragedia entre los potenciales turistas. “Obviamente habrá que esperar a que la situación se estabilice, tanto en el volcán como aquí en la costa. Y esto puede no tardar semanas, sino meses. Pero yo creo que esto es solamente una piedra en el camino y que saldremos adelante. Y que el Krakatoa volverá a ser ese sitio en el que uno puede ser testigo de un amanecer de ensueño”, proclama Eeng.

Este texto apareció originalmente en El País, puedes encontrar el original aquí.


Tags asignados a este artículo:
Fenomenos NaturalesindonesiamundoVolcan

Artículos relacionados

¿Qué es la basoexia?

Ciudad de México, México, 4 de Marzo de 2016, Muy Interesante.- Las parafilias, ya sabemos que representan patrones de comportamiento

Aumenta participación de las mujeres en espacios de toma de decisión sobre la gestión del agua

El Salvador y Honduras, 23 marzo 2018, UICN. – . Los sistemas de agua domiciliar a nivel comunitario generalmente son

Descubren en Marruecos a los primeros de nuestra especie

Madrid, España, 9 de junio de 2017, ABC.- Nuestra especie, Homo sapiens, podría ser 100.000 años más antigua de lo que