Greenpeace denuncia que Kekén, una porcícola de Yucatán, no es una empresa sustentable

Greenpeace denuncia que Kekén, una porcícola de Yucatán, no es una empresa sustentable

Ciudad de México, México, 29 de mayo de 2020, México Ambiental.- La industria de producción de carne de cerdo a escala industrial en la Península de Yucatán genera severos impactos ambientales y sociales en la región y pone a disposición del sector -que pretende negar los daños- los resultados de nuestra investigación. Kekén afirma ser una empresa sustentable y socialmente responsable mientras pruebas en granjas porcícolas dicen lo contrario

En respuesta a este reporte donde Greenpeace determinó los impactos negativos ambientales y sociales de la industria porcícola, y que revelan diversas irregularidades, la empresa Kekén (Grupo Porcícola Mexicano), parte de Grupo KUO, negó los hallazgos asegurando ser una empresa sustentable, socialmente responsable y transparente.

Granjas porcícolas en Yucatán. Foto: Greenpeace / Tania Garnica

Con una carta dirigida a Antonia Gutiérrez Bonifaz, gerente de Comunicación y Relación con Inversionistas de Grupo KUO, Greenpeace puso a disposición de la empresa la información obtenida para solicitarles nos compartan cuántas de sus plantas cuentan con generación de energías limpias y la tecnología empleada, así como los resultados de los muestreos y análisis de las descargas de aguas residuales de sus plantas de producción, su periodicidad y lugar de descarga, con objeto de verificar el cumplimiento de los límites máximos permisibles establecidos para los parámetros señalados en la NOM-001-SEMARNAT-1996, de la cual, Kekén asegurar su cumplimiento.

Hace unas semanas, la organización ambientalista alertó sobre los impactos producidos por las granjas porcícolas en la Península de Yucatán, las cuales generan contaminación del agua en zonas cercanas, deforestación y pérdida de biodiversidad.

Mostró el descontento social en las comunidades cercanas a las granjas porcícolas de Kekén, principalmente porque no fueron consultadas previamente para la construcción de los emplazamientos, violando el derecho a la consulta previa, libre e informada y su derecho a la libre determinación mandatado por la Organización Internacional del Trabajo. De acuerdo con los testimonios que colectamos, también se violan el derecho a la salud y a un medio ambiente sano.

dc8d8aab-replica-a-grupo-kuo

En la carta, Greenpeace sostiene que en “… en repetidas ocasiones la empresa ha manifestado su interés por ser una empresa sustentable y socialmente responsable. Por este motivo queremos hacer de su conocimiento que en nuestra investigación ubicamos que tres de sus plantas productoras de carne de cerdo se encuentran en Áreas Naturales Protegidas y doce de ellas se encuentran en suelo de conservación, de acuerdo con el Ordenamiento Ecológico Territorial de la Península de Yucatán, lo cual contraviene su interés de ser una empresa sustentable”.

Granjas de cerdos. Foto: Fred Dott / Greenpeace

Alertó sobre el riego forestal que mencionan que se lleva a cabo en sus plantas, no está considerado en la NOM-001-SEMARNAT-1996. El riego en zonas forestales es un riesgo para los ecosistemas del estado de Yucatán principalmente debido a la constante exposición de la carga orgánica proveniente de estas granjas porcícolas.

Otro factor son los estudios geo hidrológicos donde señalan que el “karst” que compone el suelo de esta región caracterizado por su permeabilidad, hace a estos ecosistemas muy frágiles, y por lo tanto los acuíferos pueden ser contaminados con facilidad ya que la infiltración de nutrientes principalmente nitratos se da con mayor facilidad poniendo en peligro los cenotes, ecosistemas únicos en la Península de Yucatán.


Tags asignados a este artículo:
Greenpeacepuercos