Últimas noticias

Esta linda criatura es un asesino frío

Esta linda criatura es un asesino frío

Fotos: Mark Cocker

Aigas, Highlands, 15 de mayo de 2018, The Guardian.- Durante más de 90 minutos nos sentamos hasta que el aire frío aquietó la madera y el día se diluyó en las largas sombras de los árboles. A las 10.30 p.m. estábamos centrados en un arco de resplandor de lámpara artificial. Solo se oía el sonido de un último petimetre al otro lado del lago, su canción flaca como un análogo para el día que desaparecía.

La teatralidad silenciosa del momento se completó cuando el mustélido entró en nuestra visión sin la menor insinuación de drama. Su paso fue alegre, su aceptación de la lámpara instantánea. Trajo un toque de noche en su hocico negro y afilado y en los grandes pies silenciosos de medias oscuras, y de vez en cuando dejaba de comer para mirar fijamente su propia ruta a través de los árboles, tranquilizándose de la soledad, pero por lo demás estábamos todo a gusto con el encuentro mutuo. Durante 10 minutos no hubo sonidos, sino el crujido de la tuerca y el clic de la cámara.

Este es el asesino en frío ampliamente acusado de aniquilar al gallinero en una noche. Este es el depredador de pies firmes que puede correr a través del dosel para arrebatar una ardilla en pleno vuelo desde una rama superior. Este es el invasor capaz de robar sombra en una casa ocupada y guarida en el ático. Sin embargo, las cosas que más noté fueron las gotas de rocío en su exuberante pelaje, la coloración rosada de la lengua puntiaguda, el gusto con el que esos carnasarios molían nueces. Podría haber sido tan fácilmente la mascota de alguien.

Respiraba bajo nuestra mirada por cada bocado final, engañaba a lo largo de un rayo de abedul para sorber a chorros de miel. Su camino de regreso al suelo fue tan descuidado y seguro como el ascenso, y hubo un momento extraordinario cuando sus patas traseras lo sujetaron a una rama y lo dejaron colgando como si fuera un arnés de pelo suelto, como si hubiera olvidado momentáneamente las partes traseras. Piernas atadas sobre su cabeza, como si la gravedad fuera solo otro juguete. Extrajo una última gota de rocío de dulzura. Luego, sin sonido, sin más preámbulos, desapareció y nos quedamos a solas con la emoción silenciosa de una marta de pino.

 


Tags asignados a este artículo:
biodiversidadmustélido

Artículos relacionados

El documentalista que filmó el supuesto tiburón blanco hace público el vídeo

Mallorca, España, 2 de julio de 2018, El País.- El documentalista y biólogo Fernando López-Mirones ha difundido las imágenes y

Descubren tres nuevas especies de primates en Madagascar

Madagascar, 18 de abril de 2016, Muy Interesante.- Científicos del Centro de Primates alemán (DPZ), de la Universidad de Kentucky,

Stephen Hawking: “Tenemos 100 años para mudarnos de la Tierra o afrontaremos una extinción”

Moscú, Rusia, 20 de mayo de 2017, RT.- El físico teorético, astrofísico y cosmólogo Stephen Hawking, en una rueda de prensa