Últimas noticias

España ya salvaguarda cerca del 13% de sus zonas marinas

España ya salvaguarda cerca del 13% de sus zonas marinas

España ya salvaguarda cerca del 13% de sus aguas marinas gracias a la declaración de una nueva área protegida, el Corredor de Migración de Cetáceos del Mediterráneo. Una na franja continua de 46.385 kilómetros cuadrados que se extiende a lo largo de la costa de la Comunidad Valenciana, Cataluña y las Islas Baleares. Se considera, además, uno de los puntos calientes de biodiversidad que alberga el planeta, pues en él se alimentan, entre otros animales, el rorcual común, el cachalote, el delfín mular, el calderón común o el zifio de Cuvier. Y todos ellos se incluyen en el Catálogo Español de Especies Amenazadas.

«Somos uno de los países mediterráneos con más superficie marina protegida en la actualidad», aseguraba la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, a finales de junio, coincidiendo con la aprobación del «Área Marina Protegida el Corredor de Migración de Cetáceos del Mediterráneo» por el Consejo de Ministros. De este modo, España supera el compromiso que, como miembro del Convenio de las Naciones Unidas sobre Diversidad Biológica, asumió durante la 10ª reunión de las Partes, celebrada en la ciudad japonesa de Nagoya en 2010: proteger, al menos, el 10% de las zonas marinas y costeras para el año 2020 mediante sistemas ecológicos representativos, interconectados y gestionados de forma eficaz y equitativa.

Para garantizar el cumplimiento efectivo de lo anterior surgió en 2017 el proyecto Life IP Intemares, que coordina el Ministerio para la Transición Ecológica a través de la Fundación Biodiversidad (FB). El conocimiento, la experiencia y los resultados obtenidos previamente durante el lustro de vigencia del Life+ Indemares le están sirviendo a las instituciones y organizaciones participantes como base, dado que tal iniciativa permitió a España incrementar la superficie de sus aguas marinas protegidas desde el 1% hasta el 8%. Indemares, también coordinado por la FB, concluyó en 2014 con la remisión a la Comisión Europea de diez propuestas de Lugares de Importancia Comunitaria dentro de la Red Natura 2000 y la declaración de 39 Zonas de Especial Protección para las Aves.

En aras de seguir consolidando la Red Natura marina 2000, se ha organizado recientemente el segundo comité de participación del Life IP Intemares. Medio centenar de representantes de diversos sectores relacionados con la pesca profesional y recreativa, las actividades subacuáticas, las energías renovables, la comunidad científica y el turismo, entre otros, coincidieron en la importancia de la formación de los actores implicados en la Red a la hora de elaborar, evaluar y controlar los planes de gestión de los espacios marinos que ésta acoge. Tal estrategia de capacitación, en opinión de los asistentes, debería incluir acciones en las que, por ejemplo, los gestores transmitan con facilidad los beneficios y oportunidades sociales y económicas que ofrece la Red Natura 2000.

El conocimiento y acceso a diversas fuentes de financiación e información científica también se han destacado como otras futuras líneas estratégicas. «La cooperación activa entre todos los sectores socioeconómicos y los usuarios del mar es fundamental» fue la conclusión más evidente del encuentro. Intemares, dotado con un presupuesto de casi 50 millones de euros, se ejecutará hasta el 31 de diciembre de 2024, por lo que en los próximos años se pondrán en marcha cerca de medio centenar de acciones vinculadas no solo a la conservación o a la gobernanza ya enunciadas; sino también a favorecer la sensibilización y la investigación.

Los años perdidos de las tortugas

En este último supuesto, sin ir más lejos, tras varios meses de seguimiento de 10 crías de tortuga boba que fueron liberadas en una playa de Valencia en octubre del año pasado, los estudios realizados en el marco de Intemares han constatado que los ejemplares que nacen en cautividad pueden ser autosuficientes en el mar. «Algunos de ellas han realizado largos viajes hasta llegar a las costas de países del Mediterráneo oriental», se congratulan los responsables del proyecto. «Estamos recabando información relevante sobre un periodo conocido como “los años perdidos” de las tortugas, en los que las neonatas no vuelven a ser observadas hasta que regresan a aguas costeras como juveniles, que nos ayudará a proponer medidas más eficaces para asegurar su supervivencia», manifiestan las mismas fuentes.

En España se han observado cinco de las siete especies de tortugas marinas conocidas en el mundo, un grupo faunístico en peligro de extinción. Las tortugas boba, laúd, verde, carey y lora se caracterizan por ser animales altamente migratorios que se alimentan en nuestras aguas y las atraviesan durante sus largos viajes transoceánicos. Por este motivo, desde Intemares también se ha impulsado la creación de un protocolo común de actuación para estandarizar la toma de datos a nivel nacional por parte de las redes de varamiento. Y se han implementado actuaciones concretas dirigidas al personal que trabaja en las playas de Murcia, Almería, Baleares y Tarragona, a fin de velar por el buen término de las anidaciones de estos quelonios.


Tags asignados a este artículo:
Españamundotortugas marinas

Artículos relacionados

Los elefantes jóvenes se mudan cuando la caza furtiva les arrebata a sus matriarcas

Colorado, Estados Unidos, 28 de mayo de 2018, ABC.- Los elefantes jóvenes que han perdido a sus madres o las

Stephen Hawking resuelve el mayor misterio de los agujeros negros

Los agujeros negros no podrían hacer desaparecer la información acerca de una partícula por completo por lo que no serían

Piden proteger a las tortugas considerando el campo magnético de las playas

Carolina del Norte, EE.UU. 20 de abril de 2018, EP/ABC.- Una nueva investigación de la Universidad de Carolina del Norte