Empleos ambientales

Ver más

Aprendiz de reportera, México

Postúlate: La fecha límite para postularte al

Agenda ambiental

Ver más

Puertas abiertas 2019

El Día de Puertas Abiertas es una jornada

Para erradicar hambre en AL y el Caribe, la FAO impulsa una agricultura, pesca y gestión forestal sostenibles

Para erradicar hambre en AL y el Caribe, la FAO impulsa una  agricultura, pesca y gestión forestal sostenibles

Foto: FAO

 

Ciudad de México, México, 17 de mayo de 2017, México Ambiental.-  Para erradicar el hambre generada por un crecimiento demográfico explosivo y, al mismo tiempo, proteger y preservar los recursos naturales que sostienen la seguridad alimentaria de un país o una región, América Latina y el Caribe deben realizar una transición hacia una agricultura, pesca y gestión forestal plenamente sostenible.

 

Sin embargo, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), considera que la erradicación del hambre en América Latina y el Caribe requiere un cambio de paradigma: la región “… debe adoptar un modelo agrícola plenamente sostenible que proteja sus recursos naturales, genere desarrollo socio-económico equitativo y permita adaptarse al cambio climático y enfrentar la frecuencia cada vez mayor de desastres naturales”.

 

Para lograrlo, la FAO ha desarrollado un programa con una amplia prioridad regional: Uso sostenible de los recursos naturales, adaptación al cambio climático y gestión de riesgos de desastres, denominado Iniciativa Regional 3 (IR3),  donde se promueven acciones que apoyan la transición hacia el desarrollo sustentable del sector agrícola, de la pesca y de los bosques, desde una perspectiva socioeconómica y ambiental lo que en teoría, va a fortalecer la seguridad alimentaria y nutricional en la región, frente los nuevos objetivos de desarrollo sostenible identificados por la propia ONU.

 

La ejecución de la IR3 desde la Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe, está a cargo del oficial de la FAO Jorge Meza.

 

De acuerdo a la FAO, la rápida explotación de estos recursos amenaza la base misma de la seguridad alimentaria regional, la riqueza que ha permitido a la región dar un salto adelante hacia la erradicación del hambre y la pobreza.

 

Este organismo multinacional, considera que América Latina y el Caribe es una de las regiones más ricas del mundo en términos de recursos naturales, donde vive 8 % de la población global que posee 23 % de las tierras potencialmente cultivables, 29% de las precipitaciones del planeta y posee siete de los veinticinco lugares del mundo con las más altas concentraciones de especies endémicas.

 

La FAO propone una agricultura sostenible para que la región conserve la tierra, el agua y los recursos genéticos vegetales y animales y no degrada el ambiente. Además, ésta, es técnicamente apropiada, económicamente viable y socialmente inclusiva y equitativa. Garantiza la seguridad y diversidad alimentaria y genera bienes y servicios ambientales vitales.

 

Para la Iniciativa Regional 3 de la FAO, el cambio climático ya no es una amenaza sino una realidad y acabar con el hambre en América Latina y el Caribe requiere adaptarse a sus efectos y mitigar sus consecuencias, uno de los cuales es la frecuencia cada vez mayor de desastres y eventos climáticos extremos.

 

Entre 2003 y 2014 el costo de los desastres ocasionados por fenómenos naturales en América Latina y el Caribe alcanzó 34 mil millones de dólares, una cuarta parte de las pérdidas a nivel global, afectando a 67 millones de personas.

 

Un tercio de la población regional vive en zonas altamente expuestas a amenazas y según el Índice de riesgo climático global tres de los cinco países con mayor riesgo están en América Latina y el Caribe: Honduras, Haití y Nicaragua.

 

El sector agrícola es uno de los sectores más vulnerables a los desastres y en particular a los eventos climáticos. Un estudio reveló que entre 2003 y 2013, al menos 13% de las perdidas y daños causados por desastres en los países en desarrollo, afectaron al sector agrícola.

 

Algo más a considerar son las crisis de la cadena alimentaria debidas a epidemias y enfermedades transfronterizas de animales y plantas, que pueden mermar el suministro alimenticio y el comercio regional de alimentos.

 

Por eso, la adecuada reducción del riesgo y las políticas agroambientales necesarias para enfrentar el cambio climático, los países de América Latina y el Caribe pueden fortalecer su seguridad alimentaria, construir sistemas agrícolas resilientes y mejorar la capacidad de millones de personas para enfrentar estas amenazas.

 

La iniciativa regional trabaja con los países para diseñar políticas agroambientales, apoyar el proceso de formulación de una estrategia regional de Gestión de Riesgo de Desastres en el marco de CELAC, y fortalecer los sistemas de control de plagas y enfermedades agropecuarias.

 

La iniciativa en marcha ha generado ya los primeros resultados positivos: Se han generado y fortalecido instituciones y políticas de uso sostenible de los recursos naturales, adaptación al cambio climático y gestión de riesgos de desastres fortalecidos, con un enfoque de seguridad alimentaria y nutricional. Se ha reducido la degradación de los recursos naturales necesarios para la producción de alimentos. Se ha fortalecido la seguridad alimentaria y nutricional a través de la reducción del impacto del cambio climático y con  sistemas productivos agropecuarios más resilientes. Y, finalmente, se tiene una mayor cooperación entre los países para hacer frente a los riesgos de desastres que afectan su seguridad alimentaria y nutricional.

 

La Iniciativa trabajará a escala nacional particularmente en 15 países prioritarios de la región: Granada, Guyana, Haití, Jamaica, San Vicente y las Granadinas, Surinam, Guatemala, Nicaragua, El Salvador, Honduras, República Dominicana, Belice, Bolivia, Colombia y Paraguay.

 

Las principales acciones en estos países serán el fortalecimiento de los planes nacionales de gestión de riesgos, la adaptación de los agricultores familiares al cambio climático y el fortalecimiento de los sistemas de información agroclimática y de precios.

 

Se estima que la iniciativa mejorará las capacidades institucionales para promover la resiliencia, apoyando procesos de recuperación de áreas degradadas.

 

En el Caribe, la FAO promoverá la implementación de la Iniciativa sobre Crecimiento Azul de la FAO, y las acciones previstas en el SAMOA Pathway referentes al uso sostenible de los recursos naturales, la agricultura climáticamente inteligente y el fortalecimiento de sistemas de alerta temprana de desastres.

 

En Centroamérica, la FAO impulsará el fortalecimiento de la resiliencia en el Corredor Seco Centroamericano, promoviendo el intercambio de experiencias entre países de la región y fuera de ella, el estableciendo de un sistema de alerta temprana para la sequía, y la optimización del manejo integrado y sostenible del agua y suelos. Se trabajará en mecanismos financieros de transferencia de riesgo para los agricultores familiares, como seguros y fondos mutuos de contingencia, entre otros.

 

En los países de América del Sur, trabajará con los países para promover el manejo sustentable de los recursos naturales, la gestión de riesgo de desastre en el sector agropecuario a través mecanismos de Cooperación Sur-Sur y el fortalecimiento de los sistemas de extensión rural para la adaptación de los agricultores familiares al cambio climático.



Artículos relacionados

Aseguran elementos de la PROFEPA, un ejemplar de León Africano en estado senil

Ciudad de México, México, 6 de julio de 2017, México Ambiental.- Se aseguró un ejemplar de León Africano senil, por

Marcado descenso de temperatura se prevé en el norte y el noreste de México

Ciudad de México, México, 22 de enero de 2019, México Ambiental. – Hoy se prevé un marcado descenso de temperatura

Sólo 30 vaquitas marinas son sobrevivientes en vida silvestre

Ciudad de México, México, 6 de febrero de 2017, México Ambiental.- Sólo 30 ejemplares de vaquitas marinas quedan vivas en