Empleos ambientales

Ver más

Aprendiz de reportera, México

Postúlate: La fecha límite para postularte al

Agenda ambiental

Ver más

UAM: Limpia tus manos con agua y jabón

¡Para prevenir contagio de enfermedades por patógenos!

Entre expertos, hembra de vaquita marina (Phocoena sinus) muere en el refugio El Nido horas después de su captura

Entre expertos, hembra de vaquita marina (Phocoena sinus) muere en el refugio El Nido horas después de su captura

Rafael Malpica

Fotografías e imágenes: Rafael Pacchiano Alamán/Semarnat/ Twitter/VaquitaCPR

 

San Felipe, Baja California, México, 5 de noviembre de 2017, México Ambiental.- Un ejemplar hembra madura de vaquita Martina (Phocoena sinus), que no estaba embarazada ni lactando murió después de ser capturada y transportada con éxito la tarde del sábado donde quedó bajo la supervisión y cuidados de los expertos veterinarios en el santuario de conservación conocido como El Nido. Al avanzar las horas, la salud y estado físico de este mamífero marino decayó y se dieron instrucciones para su liberación pero ya fue tarde y la vaquita murió.

Así, después de miles de millones de pesos (reconocidos oficialmente hasta ahora poco más de 1,200 millones de pesos) y la estancia de expertos en conservación y comportamiento de mamíferos marinos, biólogos y veterinarios de diferentes países, las acciones del proyecto Vaquita CPR (Conservación, Protección y Recuperación de la Vaquita Marina) están comprometidas, lo mismo que la estabilidad del jefe máximo de este esfuerzo de recuperación: Rafael Pacchiano Alamán, secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales de México y del propio presidente Enrique Peña Nieto, el líder moral de la conservación y la protección de este mamífero endémico en riesgo inminente de extinguirse.

Además, la credibilidad del panel de expertos y la estrategia misma, está absolutamente vulnerada, mientras arrecian las protestas de organizaciones de científicos y ambientalistas que exigen detener el proyecto por ser poco confiable y declarar veda permanente a la pesca en el Alto Golfo de California. En toda esta historia, desde la óptica del gobierno mexicano, la Semarnat y la Conapesca y el equipo de Vaquita CPR, hay culpables: Los pescadores del Alto Golfo de California, específicamente los de la comunidad de San Felipe en Baja California.

Tras filtrarse la información sobre la captura y posterior muerte del ejemplar el mismo sábado 4 de noviembre, el gobierno de México permaneció en silencio ante el deceso de la hembra de vaquita y el evidente fracaso de la estrategia. Fue hasta el domingo 5 de noviembre que el secretario de Medio Ambiente de México, Rafael Pacchiano Alamán, en su cuenta de Twitter @RafaelPacchiano haría la cronología del fracaso. En un primer twitt informó “El equipo @VaquitaCPR ha logrado capturar otra Vaquita Marina. Se encuentra en El Nido bajo la supervisión de los veterinarios” e insistió en la viabilidad de la estrategia no obstante que hace unos días atrás ya se había capturado un juvenil que inmediatamente fue liberado por considerar que era demasiado dependiente de su madre. Comentó a continuación: “La Vaquita capturada por el equipo @VaquitaCPR es una hembra adulta y en edad reproductiva. Es un gran logro que nos llena de esperanza.”.

Un poco después escribiría otro mensaje: “Nos entristece informar que la vaquita marina rescatada ayer sufrió complicaciones y lamentablemente falleció: https://goo.gl/urcW7x”. La liga publicada redirige a un comunicado de prensa firmado por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales de México (Semarnat) y el equipo del proyecto VaquitaCPR (Conservación, Protección y Recuperación de la Vaquita Marina), pero que no fue publicado en el sitio de la Semarnat donde desde hace semanas se informa sobre el avance del proyecto de la vaquita en las instalaciones del refugio El Nido, con la flota marina que monitorea esta parte del Mar de Cortés y con el trabajo de los cuatro delfines de la Armada de Estados Unidos (Andrea, Splash, Katrina y Fathom) y  el trabajo del panel de expertos, la mayoría extranjeros.

Pacchiano Alamán publicaría dos mensajes más antes de silenciar su cuenta hasta la publicación de una fotografía en la que dice acompañar al presidente Enrique Peña Nieto al hundimiento del buque comodoro Manuel Azueta de la Secretaría de Marina Armada de México, en el arrecife de Veracruz, frente al puerto. Los mensajes sobre el deceso de las vaquita decían: “Estamos a la espera de resultados de la necropsia y de la recomendación técnica del Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita”, para rubricar: “Aunque se tomaron precauciones extremas, nunca antes hubo un esfuerzo similar. Seguimos comprometidos con salvar a la vaquita de la extinción.”.

El secretario Rafael Pacchiano cerró el tema de la vaquita marina muerta, con un mensaje y la publicación de fotografías con el presidente, del buque hundido y de la fauna de arrecifes. El mensaje del mediodía de ayer lunes decía: “En Veracruz, acompaño al presidente @EPN para el hundimiento de buque de @SEMAR_mx dentro del Parque Nacional Sistema Arrecifal Veracruzano.”.

El comunicado de prensa de la Semarnat, si bien lo firma la propia Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, atribuye la total responsabilidad al equipo del proyecto VaquitaCPR (Conservación, Protección y Recuperación de la Vaquita Marina), que es decir el Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita. El comunicado lo titula la Semarnat, todo en mayúsculas: “VAQUITA CPR INFORMA” y lo fecha el 5 de noviembre en San Felipe, Baja California, México.

Allí, sin mencionar a la Semarnat ni al gobierno mexicano o instituciones federales, el equipo de VaquitaCPR (Conservación, Protección y Recuperación de la Vaquita Marina) informó “… con profunda tristeza” la muerte de un ejemplar de vaquita en las operaciones de campo para su rescate. “Todo el equipo de rescate está desconsolado por esta devastadora pérdida”, dice el comunicado.

Se tomaron precauciones extremas en cada aspecto del plan de rescate, prosigue, y si bien la operación “… entrañaba un riesgo significativo” porque ningún proyecto de conservación como éste, se había hecho antes, “… los científicos estuvieron de acuerdo en que el riesgo de extinción por mortandad en redes de pesca, era mucho mayor que el riesgo de los esfuerzos de rescate.”.

Pero no fue así. Una vaquita hembra madura “… que no estaba embarazada ni se encontraba lactando”, fue capturada y transportada con éxito la tarde del sábado 4 de noviembre y colocada dentro del corral flotante especialmente modificado, conocido como El Nido, ubicado en instalaciones del refugio al norte, en algún punto de la Reserva de la Biosfera Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado, donde siempre “… estuvo bajo constante cuidado y observación de su salud y bienestar.”.

Sin embargo, al paso de los minutos –quizá horas- en el comunicado se confirma que los expertos veterinarios de mamíferos marinos que monitoreaban la salud de la marsopa “… notaron que la condición del animal comenzó a deteriorarse y tomaron la determinación de liberarlo. Este intento no tuvo éxito y todas las medidas para mantenerlo con vida fueron aplicadas. A pesar de los heroicos esfuerzos del equipo veterinario, la vaquita no sobrevivió”. La vaquita murió en las manos del grupo de expertos internacionales contratados por el gobierno mexicano. Sin duda.

En los últimos cuatro párrafos de este singular y esquivo comunicado de prensa de la Semarnat el equipo de VaquitaCPR (Conservación, Protección y Recuperación de la Vaquita Marina) justificó la magnitud del problema de extinción de Phocoena sinus y deslindó a los miembros del equipo internacional de rescate –que es decir a sí mismo- a quienes calificó de “… expertos líderes en su campo (que) están profundamente comprometidos con salvar a la vaquita de una extinción inminente.”.

Y el equipo vaquita CPR volvió a auto justificarse: “La operación de rescate es considerada como una gran esperanza para la existencia de esta marsopa rara y esquiva que se encuentra en grave riesgo de extinción debido al enredo y ahogamiento en redes de enmalle en el Golfo de California en México”. En otras palabras: El riesgo de extinción de la vaquita es inminente, a pesar de la pericia, experiencia y dedicación de los expertos en conservación. Y las redes, se asegura otra vez, son las culpables de su muerte.

En efecto. Hay culpables: Los pescadores del Alto Golfo de California y específicamente de San Felipe, Baja California. No es culpable la Conapesca que ignoró a los científicos que alertaron sobre la pesca ilegal de totoaba y permitió el uso de redes agalleras. No es culpable la Profepa que jamás se involucró para detener a los pescadores y traficantes de buches de totoaba sino hasta que fue ya evidente la catástrofe ecológica y por lo mismo, tarde. No es la culpable la Secretaría de Marina Armada de México a quien se le involucró, pero ya tardíamente. No son culpables las autoridades policíacas como la Policía Federal PGR, estatales y Gendarmería Ambiental que solo hasta ahora saben identificar un buche de totoaba y diferenciarlo de tripas de cerdo. Nadie es culpable en el gobierno federal mexicano de la extinción de la vaquita marina (Phocoena sinus) y seguramente de la totoaba (Totoaba macdonaldi) –al menos en estado silvestre- porque en este país los responsables de algo malo siempre son protegidos por los de su propia especie.

En el comunicado, la Semarnat y el equipo de VaquitaCPR ponen en evidencia la premisa anterior. Argumentan: “Cientos de vaquitas se han perdido desde 1997 a pesar de los considerables esfuerzos del gobierno mexicano para prohibir la pesca con redes de enmalle a lo largo del área de distribución de las vaquitas y establecer una aplicación estricta de las medidas de conservación. La pesca ilegal con redes de enmalle continúa”. Y si continúan las redes y la sobrepesca, ¿quiénes son responsables? Seguro: Los pescadores… dicen el gobierno federal y el panel de expertos en conservación.

Luego relata el propio equipo de VaquitaCPR la aventura de su participación en la estrategia de rescate de la vaquita: “Con tan pocos ejemplares de vaquitas marinas, este comité de expertos internacionales en conservación y cuidado de animales se reunió a solicitud del gobierno mexicano y la comunidad científica, para desarrollar una operación de rescate y reubicación sin precedentes, ampliamente reconocida como la mejor esperanza para la supervivencia de las vaquitas”. Acepta que son ellos los ideólogos y realizadores de la estrategia de conservación con el refugio permanente, el corral El Nido, el arreo con cuatro delfines amaestrados, los videos en positivo, el monitoreo en alta mar y demás acciones que no han sido específicamente detalladas. Pero se protegen: “El riesgo de perder una vaquita durante las operaciones de campo siempre se reconoció como una posibilidad, pero se determinó que era inaceptable observar cómo la vaquita marina desaparecía sin un heroico intento de rescate”. Y es significa que no será la única hembra con un alto potencial reproductivo la que se muera en el proceso. Otros ejemplares de vaquita marina podrían morir hasta comprobar que las acciones para capturar y aislar a las vaquitas para que se reproduzcan es la alternativa más segura de supervivencia de esta especie que parece estar destinada a desaparecer. La lógica del investigador simplista: Ensayo y error.

Y concluyen con lo evidente: “Los científicos de Vaquita CPR en colaboración con un panel de revisión independiente establecido para este fin y acompañados por el gobierno mexicano, revisarán cuidadosamente los eventos de las últimas 24 horas y determinarán la mejor manera de proceder. Se realizó una necropsia y se tomaron muestras de tejido para informar con toda oportunidad sobre esta revisión.”. Y después ¿qué?

Algo que no ha aclarado adecuadamente el gobierno mexicano es que las acciones de conservación son lideradas por la asociación civil estadounidense Vaquita Conservation, Protection and Recovery (VaquitaCPR) cuyo sitio web es https://www.vaquitacpr.org que está financiada por cuatro instituciones principales: La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales de México (SEMARNAT) –que presentan como el socio líder-, The National Marine Mammal Foundation, The Marine Mammal Center, and the Chicago Zoological Society. VaquitaCPR, explica en su sitio, está dedicada a “… conservar, proteger y ayudar a recuperar esta rara marsopa que está al borde de la extinción”. Y lo más vulnerable: VaquitaCPR “… opera como una asociación privada y pública y depende tanto de donantes privados como de fondos gubernamentales”.

El famoso panel de expertos internacionales presentado por Rafael Pacchiano el 11 de octubre pasado está conformado por científicos y técnicos de Estados Unidos, Nueva Zelandia, Australia, Dinamarca, Países Bajos, Irlanda, Reino Unido, Canadá y México que forman parte del programa Vaquita CPR (Conservación, Protección y Recuperación). De acuerdo al propio secretario, los responsables técnicos, los líderes en campo son: Lorenzo Rojas Bracho de la SEMARNAT y Cynthia Smith de la National Marine Mammal Foundation, con el apoyo en labores de investigación de Barbara Taylor de la National Oceanic and Atmospheric Administration. Todos respondiendo a la asociación civil estadounidense Vaquita Conservation, Protection and Recovery (VaquitaCPR).

A continuación el comunicado completo, sin corrección al contenido, sintaxis ni ortografía:

VAQUITA CPR INFORMA

SAN FELIPE, BAJA CALIFORNIA, MÉXICO, 5 DE NOVIEMBRE DE 2017- El equipo de VaquitaCPR (Conservación, Protección y Recuperación de la Vaquita Marina) informa con profunda tristeza que durante las operaciones de campo para rescatar al mamífero marino en el mayor peligro de extinción del mundo, un ejemplar de vaquita marina ha muerto. Todo el equipo de rescate está desconsolado por esta devastadora pérdida.

Se han tomado precauciones extremas y una importante planificación en cada aspecto del plan de rescate VaquitaCPR. Este Programa reunió a los expertos en mamíferos marinos más destacados del mundo para determinar si bajo el cuidado humano podría rescatarlos de la extinción. Ningún proyecto de conservación como este se ha hecho antes, y la operación entrañaba un riesgo significativo. Sin embargo, los científicos estuvieron de acuerdo en que el riesgo de extinción por mortandad en redes de pesca, era mucho mayor que el riesgo de los esfuerzos de rescate.

Una vaquita hembra madura, que no estaba embarazada ni se encontraba lactando, fue capturada y transportada con éxito la tarde de este sábado. Después fue llevada a un corral flotante especialmente modificado, conocido como “El Nido”, ubicado en el norte del Golfo de California.

Desde el momento de la captura, la vaquita estuvo bajo constante cuidado y observación de su salud y bienestar. Los veterinarios de mamíferos marinos que monitoreaban la salud de la vaquita notaron que la condición del animal comenzó a deteriorarse y tomaron la determinación de liberarlo. Este intento no tuvo éxito y todas las medidas para mantenerlo con vida fueron aplicadas. A pesar de los heroicos esfuerzos del equipo veterinario, la vaquita no sobrevivió.

Todos los miembros del equipo internacional de rescate son expertos líderes en su campo y están profundamente comprometidos con salvar a la vaquita de una extinción inminente. La operación de rescate es considerada como una gran esperanza para la existencia de esta marsopa rara y esquiva que se encuentra en grave riesgo de extinción debido al enredo y ahogamiento en redes de enmalle en el Golfo de California en México.

Cientos de vaquitas se han perdido desde 1997 a pesar de los considerables esfuerzos del gobierno mexicano para prohibir la pesca con redes de enmalle a lo largo del área de distribución de las vaquitas y establecer una aplicación estricta de las medidas de conservación. La pesca ilegal con redes de enmalle continúa.

Con tan pocos ejemplares de vaquitas marinas, este comité de expertos internacionales en conservación y cuidado de animales se reunió a solicitud del gobierno mexicano y la comunidad científica, para desarrollar una operación de rescate y reubicación sin precedentes, ampliamente reconocida como la mejor esperanza para la supervivencia de las vaquitas. El riesgo de perder una vaquita durante las operaciones de campo siempre se reconoció como una posibilidad, pero se determinó que era inaceptable observar cómo la vaquita marina desaparecía sin un heroico intento de rescate.

Los científicos de Vaquita CPR en colaboración con un panel de revisión independiente establecido para este fin y acompañados por el gobierno mexicano, revisarán cuidadosamente los eventos de las últimas 24 horas y determinarán la mejor manera de proceder. Se realizó una necropsia y se tomaron muestras de tejido para informar con toda oportunidad sobre esta revisión.


Tags asignados a este artículo:
EL NIDOhembraMarinaMuererefugioVaquita

Artículos relacionados

El Programa de Desarrollo Urbano del municipio de Lázaro Cárdenas amenaza a isla Holbox y ANP Yum Balam

Ciudad de México, México, 24 de abril de 2018, México Ambiental.- Holbox Isla chica; Holbox Isla grande y Chiquilá, que

Aseguran un cachorro de león africano por no acreditar su legal procedencia

Ciudad Victoria, Tamaulipas, 1 de agosto de 2018, México Ambiental.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) aseguró en

Se prevén tormentas torrenciales en Veracruz, San Luis Potosí, Puebla, Hidalgo, Querétaro, Guerrero, Michoacán y Colima

Ciudad de México, México, 10 de agosto de 2017, México Ambiental.- Para hoy, se prevé ambiente muy caluroso en los estados de