En Campeche, abre ECOSUR su Laboratorio de Biodiversidad Marina y Cambio Climático

En Campeche,  abre ECOSUR su Laboratorio de Biodiversidad Marina y Cambio Climático

Campeche, Campeche, México, 5 de junio de 2017, México Ambiental.- Para fortalecer las capacidades de investigación local y nacional en ecosistemas marinos, particularmente en temas como la evaluación de la biodiversidad en los fondos marinos y el efecto de la actividad humana en ecosistemas y la vulnerabilidad de la biodiversidad del Golfo de México ante derrames de petróleo, El Colegio de La Frontera Sur (ECOSUR) puso en operaciones su Laboratorio de Biodiversidad Marina y Cambio Climático (BIOMARCCA) en la Unidad Campeche.

 

El laboratorio –que es el primero en su tipo a escalas local y regional- se generó a partir de un programa de investigación a largo plazo que surgió en 2013, liderado por el Dr. Daniel Pech, investigador del Departamento de Ciencias de la Sustentabilidad: El motivo es la necesidad de comprender de qué manera los cambios en las condiciones ambientales locales y globales pueden afectar los patrones de distribución y abundancia de la biodiversidad costero-marina, específicamente, la biodiversidad de los fondos marinos del Golfo de México.

 

El BIOMARCCA está dividido en tres espacios principales: microscopía para el estudio de la diversidad taxonómica de los organismos bentónicos que habitan los fondos marinos. Analítica, diseñado y equipado para la caracterización físico-química de los sedimentos de los fondos marinos. Y experimental, diseñado para realizar experimentos en condiciones controladas para evaluar el efecto de la acidificación marina sobre organismos marinos.

 

El laboratorio permitirá incursionar en líneas de investigación que hasta ahora no han sido abordadas en ECOSUR pero que han sido requeridas por diversos sectores de la sociedad, como: el estudio de los fondos marinos para evaluar la biodiversidad y el efecto de la actividad humana sobre la estructura y función del bentos y el estudio de la vulnerabilidad de la biodiversidad del Golfo de México ante los potenciales efectos de la acidificación marina y efectos antrópicos de alto impacto como los derrames de petróleo.

 

Este espacio se creó con una inversión de  un millón 350 mil pesos del  Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) y el equipamiento de dos millones ochocientos mil pesos financiada por fondos obtenidos por la participación con el grupo de trabajo del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (CINVESTAV) Unidad de Mérida en el Consorcio de Investigación del Golfo de México (CIGoM). La inauguración se formalizó el pasado 22 de mayo.