Últimas noticias

‘El río está muerto’: ¿es una mina contaminando el agua de la tribu Xikrin de Brasil?

‘El río está muerto’: ¿es una mina contaminando el agua de la tribu Xikrin de Brasil?

Naira Hofmeister and José Cícero da Silva

Fotos: Taylor Weidman/Zuma/Alamy

Río Cateté, Brasil, 15 de mayo de 2018, The Guardian.- Los Xikrin, que han vivido junto al río Cateté en la selva amazónica en el norte de Brasil durante siglos, tienen un mantra: “El río es nuestra vida”. Rodeados por una gran cantidad de especies de plantas, nadan y se bañan aquí.

Para pescar, la tribu usa timbó, una vida tóxica que reduce la concentración de oxígeno en el agua, lo que obliga a los peces a salir a la superficie, donde se les dispara con flechas. “Si usamos anzuelos para pescar, solo una de nuestras familias comerá pescado”, explica el ex jefe tribal Onkray Xikrin. “Pero con Timbó todo el pueblo puede comer”.

Pero el río Cateté está muriendo, y con él la forma de vida de los Xikrin. En 2010, Mineração Onça Puma, una empresa propiedad de la compañía minera Vale, comenzó a extraer níquel en las colinas cercanas, que tienen afluentes que desembocan en el Cateté. Vale es uno de los mayores productores de níquel del mundo.

Alrededor de este tiempo, los Xikrin que estaban buceando en el río dicen que comenzaron a padecer picazón en la piel y ardor en los ojos. La tribu también notó una disminución en la cantidad y diversidad de peces. En 2015, las pruebas realizadas por un profesor de la Universidad Federal de Pará encontraron rastros de níquel en el sedimento del río a casi el doble del nivel seguro corriente abajo de las minas, pero no hay rastros río arriba. Las pruebas también encontraron niveles inseguros de hierro, cromo y cobre.

Ahora los fiscales federales están batallando para que se cierren las operaciones de Mineração Onça Puma, que procesa el mineral en una planta a menos de cuatro millas del territorio de Xikrin. También están buscando 50 millones de reales brasileños (£ 10.4m) en compensación por cada una de las siete aldeas afectadas.

Los Xikrin lucharon durante 14 años por la demarcación de su territorio, un derecho constitucional brasileño que protege sus tierras de la explotación. Para cuando la demarcación fue ratificada en 1991, los madereros habían talado gran parte de la caoba en la región. Los mineros también estaban activos, con hierro de alta calidad en el este, las mayores reservas de cobre en Brasil al norte y excepcional níquel en el oeste. Cerca, en 1985, Vale estableció lo que es ahora, el mundo.

Gran parte de esto tuvo lugar en un terreno que originalmente había sido reclamado por el Xikrin. Pero cuando se ratificó la demarcación, 13,000 de esas hectáreas (321,23 acres) no fueron incluidas. Las minas de níquel en la cordillera de Onça están permitidas ya que no están oficialmente en el territorio indígena. Pero la zona alberga el cementerio Xikrin, un lugar donde los muertos se reúnen para cantar y bailar por la eternidad, de acuerdo con su cultura.

El antropólogo Lux Vidal, profesor emérito de la Universidad de São Paulo y pionero en los estudios de Xikrin, dice que en ese momento se sabía que el níquel podría extraerse allí. “Los geólogos, especialmente los geólogos canadienses que conocí, me dijeron: ‘Esta área al oeste es un área diseñada para el níquel. El níquel es lo peor que puede pasar. Es el mineral más contaminante, el mineral más letal que puede existir ‘”.

En esas montañas, comienzan dos corrientes que desembocan en el río Cateté. Cuando llueve mucho durante el invierno amazónico, entre octubre y abril, el agua trae sedimentos y barro desde la ladera, convirtiendo sus aguas en un rojo terroso. Una corriente fluye hacia el Cateté a solo 500 m del territorio indígena.

Cuando el Xikrin comenzó a sufrir dolores de cabeza, irritaciones de la piel e intoxicación alimentaria en 2013, fue un médico de la universidad de São Paulo quien les dijo que evitaran el río.

El Dr. João Paulo Botelho Vieira Filho se encontró por primera vez con la tribu cuando fue a vacunarlos para evitar su posible extinción: en ese momento, solo quedaban 93 miembros de la tribu después de que la población había sido diezmada por epidemias contraídas por extraños.

El médico creía que los metales pesados ​​habían causado muchos problemas de salud para Xikrin, incluida una ola de defectos de nacimiento sin precedentes. “El río está muerto. Si no se hace nada, estamos al borde de un etnocidio químico “, dice. Pero muchos de los Xikrin continúan bañándose en el río, abandonarlo significaría cortar los lazos con su historia y cultura.

Ahora el destino de las minas está en manos del notorio sistema judicial burocrático de Brasil. Los tribunales federales han ordenado que la mina cese sus actividades en tres ocasiones, pero la empresa continúa funcionando después de que Vale obtuvo medidas cautelares. La última vez que se cerró fue en 2017, con Vale, por ahora, permitido continuar operando solo la parte de beneficio del proceso de extracción, lo que mejora el valor económico del mineral.

En un comunicado, la compañía dijo: “Vale cumple con la ley. La compañía no usa ninguno de los elementos identificados por [los fiscales] como causantes de contaminación en el río Cateté. Todos los informes presentados prueban esto y Vale lo demostrará en la corte”.

Vale no niega que exista contaminación, pero dice que podría ser de pesticidas agrícolas o mineros ilegales cercanos. En un informe para inversionistas a la Comisión de Bolsa y Valores de Brasil, la firma admitió que perder el caso podría significar enfrentar “un impacto financiero considerable” y “el cese de operaciones en la mina Onça Puma”.

Este informe fue producido por Agência Pública, una agencia de periodismo de investigación sin fines de lucro con sede en Brasil. Esta es una traducción de la versión original, publicada en portugués aquí


Tags asignados a este artículo:
BrasilRío CatetéXikrin

Artículos relacionados

SE PREVÉN LLUVIAS MUY FUERTES EN NAYARIT, JALISCO, MICHOACÁN Y GUERRERO

Ciudad de México, DF, México, 6 de agosto de 2015, México Ambiental.- Un canal de baja presión se extenderá desde

Denuncian mayas violaciones al proceso de consulta en la Suprema Corte

Ciudad de México, 28 de marzo de 2017, Greenpeace México.- El pasado 4 de noviembre de 2015 la Segunda Sala de

Gobierno de Quintana Roo pone en en riesgo la conservación de Holbox y Yum Balam

Chetumal, Quintana Roo, México, 24 de abril de 2018, México Ambiental.- La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT)