Denuncian a gobierno mexicano por desmantelamiento de espacios de educación ambienta

Denuncian a gobierno mexicano por desmantelamiento de espacios de educación ambienta

Ciudad de México, México, 24 de marzo de 2016, México Ambiental.- La Academia Nacional de Educación Ambiental de México, denunció al gobierno mexicano por el desmantelamiento de diferentes espacios de educación ambiental en diferentes instituciones lo que, aseguran, contribuye a acelerar el grave y creciente deterioro de la calidad de vida de la población y del patrimonio ecológico y cultural de nuestro país. Al tiempo aseguró que México carece de políticas firmes en materia de educación ambiental

El pronunciamiento completo de la Academia Nacional de Educación Ambiental de México, es el siguiente:

 

PRONUNCIAMIENTO DE LA ACADEMIA NACIONAL DE EDUCACIÓN AMBIENTAL SOBRE EL DESMANTELAMIENTO DE LOS ESPACIOS INSTITUCIONALES PÚBLICOS  DE EDUCACIÓN AMBIENTAL

Los integrantes de la Academia Nacional de Educación Ambiental manifestamos nuestra más enérgica protesta por el desmantelamiento de los espacios de educación ambiental que la actual administración del gobierno federal ha realizado en prácticamente todos los ámbitos institucionales, lo cual contribuye a acelerar el grave y creciente deterioro de la calidad de vida de la población y del patrimonio ecológico y cultural de nuestro país.

Asumimos con determinación que la educación ambiental es un factor fundamental en la construcción de la sustentabilidad nacional, sin embargo, ha sido evidente la falta de políticas firmes de parte del gobierno federal en esta materia. Cabe recordar que por esta razón, en el año 2013, se dio una renuncia masiva de los integrantes del Consejo Nacional de Educación Ambiental para la Sustentabilidad, órgano asesor de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Recientemente se ha mostrado una marcada incomprensión del gobierno federal en turno hacia la importancia de formar ciudadanía ambiental por la vía educativa. Se presentan hechos incomprensibles, como el despido masivo de educadores ambientales en instancias como la Comisión Nacional Forestal (Conafor), la Comisión Nacional del Agua (Conagua), la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) y el Centro de Educación y Capacitación para el Desarrollo Sustentable (Cecadesu) de la Semarnat, así como la desaparición de las plazas correspondientes.

Es preciso destacar que el Cecadesu fue creado hace 21 años y, en su mejor momento, llegó a tener un amplio reconocimiento nacional e internacional, debido tanto a su pertinencia, congruencia y propuestas específicas ante la problemática ambiental, como a su articulación con la Secretaría de Educación Pública, la academia, las organizaciones de la sociedad civil, al igual que con instancias del sector ambiental en los tres ámbitos de gobierno, entre muchos otros. Tan relevante fue su papel que incluso, en el sexenio del presidente Felipe Calderón, la educación ambiental en el Plan Nacional de Desarrollo aparece explícitamente como parte de las políticas públicas, llegando a contar con una estrategia nacional y planes estatales formulados de forma participativa, avance que se diluyó en la presente administración. A pesar de los logros anteriores, hoy se necesita mucho más y, paradójicamente, lo que se vive es el abandono oficial a la educación ambiental.

Por su parte, la SEP no ha creado áreas o consolidado equipos de trabajo especializados en educación ambiental, sólo se cuenta con algunos adelantos que ya se habían alcanzado en sexenios pasados con programas y políticas en el nivel básico. Este hecho deja al país prácticamente sin ninguna instancia sólida en el gobierno federal que sea responsable de tan urgentes necesidades.

Consideramos que el impacto directo del referido desmantelamiento institucional tendrá consecuencias como: a) la desaparición de instancias de participación ciudadana y de fuentes de financiamiento para la construcción de la sustentabilidad; b) la renuncia a un ejercicio profesional de la educación ambiental, al despedir personal especializado; c) el abandono a las iniciativas locales de educadores ambientales que trabajan, generalmente en condiciones precarias, en organizaciones de la sociedad civil, instituciones y centros educativos estatales y municipales; c) un mayor impulso a iniciativas educativo-ambientales banales, irresponsables, poco comprensivas de las realidades y las personas, sobre todo en la Semarnat y otras secretarías -incluyendo las delegaciones estatales-, al carecer de cuadros profesionales de educadores ambientales formados con un sustento conceptual, ético, metodológico y técnico.

Es evidente que las decisiones que han afectado seriamente a la educación ambiental del país resultan incongruentes con el discurso gubernamental asumido en diversos foros internacionales, en los que a la educación ambiental se le atribuye un papel clave para construir la sustentabilidad local y planetaria; por ejemplo, entre otros, el acuerdo signado por México durante la COP 21 sobre cambio climático, en diciembre pasado.

Por lo anterior, exigimos a la actual administración federal:

Detener de inmediato, ante la amenaza de la desaparición del Cecadesu, el desmantelamiento de los ahora escasos espacios de educación ambiental existentes en el gobierno.

Generar y difundir ampliamente las políticas públicas y estrategias con las que se impulsará el fortalecimiento, profesionalización e institucionalización de la educación ambiental en México.

Respetar los compromisos internacionales en materia ambiental y educativa, y fortalecer las políticas, estrategias, planes y programas de educación ambiental para detener el grave deterioro ambiental y social de México.

Cumplir con la ley, actuar con honestidad y compromiso con el bien común, propiciando un proyecto de nación en el que se garantice la continuidad y salud de los ecosistemas y la calidad de vida sana y digna de las mujeres y hombres de nuestro país, tarea en la que los procesos educativos cumplen una función de la mayor trascendencia política y social.