Científicos mexicanos desarrollan una nueva variedad de caña de azúcar (Saccharum officinarum), resistente a enfermedades y alta productividad

Científicos mexicanos desarrollan una nueva variedad de caña de azúcar (Saccharum officinarum), resistente a enfermedades y alta productividad

Cárdenas, Tabasco, México, 7 de abril de 2020, México Ambiental.-  Con un rendimiento promedio de 106 toneladas por hectárea, muy superior al rendimiento promedio de 47 toneladas por hectárea de las variedades Mex 69-290 y CP 72-2086, que ocupan el 70% de la superficie de producción nacional, científicos mexicanos del Colegio de Posgraduados, ha logrado desarrollar la variedad COLPOSCTMEX 06-039 de caña de azúcar (Saccharum officinarum), una planta que es resistente a enfermedades como carbón, y roya café, que la convierte en una opción adecuada para el cambio de variedades en los cañaverales de todo México.

La variedad ha sido desarrollada por un equipo de trabajo del Colegio de Postgraduados Campus Tabasco, liderado por el Dr. Apolonio Valdez Balero, profesor investigador titular, quien estableció un convenio con la estación de hibridación del Centro de Investigación de la Caña de Azúcar, AC para obtener semilla botánica de caña (conocida como fuzz), que le permitió iniciar la investigación en 2005.

La variedad COLPOSCTMEX 06-039, tiene buena germinación, amacolla temprano, es de hábito de crecimiento erecto, susceptible al acame por ser de tallos erectos ligeramente en zig-zag con longitud moledera de 2.5 a 3.0 metros, con diámetro de 2.3 a 2.8 cm. Este material es un clon de maduración media, con sacarosa de 14.7% en los meses de marzo-abril, alta pureza en jugos de 91.19, debe cosecharse en esos meses, con regular contenido de fibra de 12.7%. Aunque presenta un problema de susceptibilidad a la fumagina, que es una patología de las plantas como la caña de azúcar, producida por el desarrollo de un hongo saprofito sobre un sustrato glúcido.

Sin embargo, los científicos del Colpos, esperan que esta variedad de caña de azúcar aumente la producción del cultivo, y se haga más eficiente el proceso de producción con un correcto manejo del cultivo que permita potencializar sus características botánicas, agronómicas, fitosanitarias e industriales y, por ende, representen mejores ingresos a los productores cañeros del país.

Apolonio Valdez Balero explicó que el Programa de Mejoramiento Genético de la caña de azúcar tiene más de 60 años en México; desde 1952 a 1990 estuvo a cargo del Instituto para el Mejoramiento de la Producción de Azúcar (IMPA), un organismo ahora extinto debido a la reprivatización de los ingenios azucareros.

Durante 25 años no se han generado nuevas variedades de caña de azúcar, por lo que los campos cañeros están envejecidos y con problemas de enfermedades, con consecuencias como pérdidas a productores e industriales por una productividad pobre tanto en campo como en fábrica.

Dijo que el proceso de mejoramiento en caña de azúcar no es sencillo. Se requiere la obtención de la semilla botánica (fuzz) a través de la hibridación (cruzamientos), seguido por la selección, lo que constituye la base de cualquier programa de mejoramiento genético planificado, debido a que en primera instancia, en la progenie se obtiene una gran variación que permite su adaptación en condiciones diferentes al lugar de origen de los progenitores y en segundo lugar, se ha de realizar la evaluación y selección en un inicio de los híbridos, posteriormente la evaluación, selección y multiplican los clones.

El proceso de selección es complicado pues se requieren de 10 a 12 años de evaluación, selección y multiplicación continua, para encontrar al mejor individuo. Este proceso contempla las fases sucesivas: Siembra del fuzz, plántula, surco, parcela, multiplicación I, prueba de adaptabilidad, multiplicación II, evaluación agroindustrial, multiplicación III, prueba semicomercial, y semillero básico. Las primeras tres fases son decisivas para escoger los individuos sobresalientes y para eliminar a los individuos con características no deseadas.

Con los trabajos de generación de nuevos materiales vegetales que realizan los investigadores del COLPOS, y específicamente ahora con esta nueva variedad de caña de azúcar, se ratifica el compromiso institucional para dar atención a los problemas fitosanitarios y de producción de los diversos cultivos, en este caso de la caña de azúcar.