Chapingo ofrecerá indirubina al gobierno de México y otras universidades, para investigación y tratamientos contra el cáncer

Chapingo ofrecerá indirubina al gobierno de México y otras universidades, para investigación y tratamientos contra el cáncer

Texcoco, Estado de México, México, 24 de septiembre de 2020, México Ambiental.- La Universidad Autónoma de Chapingo ofrecerá indirubina a instituciones del sector salud, así como a otras universidades especializadas en medicina para fortalecer la investigación y generación de tratamientos contra el cáncer.

Así lo acordaron el doctor José Solís Ramírez, rector de la Universidad Autónoma Chapingo (UACh), y el doctor Jaime Elías Matadamas Ortiz, profesor investigador y obtentor de la patente 369944, del Método de producción de indirubina por condensación de la isatina e indoxilo derivado por extracción de las hojas de añil (Indigofera suffruticosa Mil), recientemente otorgada a la UACh por el Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual (IMPI).

En la Casa de Rectoría, el doctor Matadamas informó al rector que “… la Indirubina es un bien de todos, su precio en el mercado es de 700 pesos por miligramo. Actualmente las investigaciones en tratamientos contra el cáncer, utilizan y patentan derivados de la Indirubina, que en el mercado pueden obtenerse a 7 mil pesos por miligramo, lo que hace muy costosos los tratamientos. Debemos aclarar que no se han comercializado kilos; pues un kilo de indirubina costaría 7 mil millones de pesos. Sin embargo, con esta metodología patentada a nombre de la Universidad Autónoma Chapingo, es posible producir de 25 a 30 kilos de indirubina por hectárea. Sin duda es un gran paso para Chapingo, ahora es posible contribuir química y agronómicamente con otras instituciones especializadas en medicina, a generar investigación y nuevos tratamientos accesibles y eficaces contra los distintos tipos de cáncer”.

El doctor José Solís Ramírez ofreció todo el apoyo universitario, además de proponer una audiencia con el canciller mexicano, y exponer ante el pleno de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), los mecanismos institucionales de solicitud y entrega de indirubina.

Matadamas detalló que la indirubina tiene propiedades medicinales y es un compuesto asociado a la extracción del índigo (colorante para teñir tejidos): “Desde la década de los años noventa del siglo pasado, se investigan y estudian los posibles mecanismos de acción de la indirubina en enfermedades como ciertos tipos de cáncer, Alzheimer, colitis ulcerosa crónica, obesidad y el síndrome metabólico, y la psoriasis. Recientemente, la literatura científica reporta una actividad antiviral de la indirubina; y reportes de laboratorio in vitro y en modelos animales, indican un efecto significativo en el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), el virus de la encefalitis japonesa, el virus de la influenza A H1N1 y el virus del síndrome respiratorio agudo grave (SARS CoV 1). No obstante, el potencial de la indirubina como fuente de futuros fármacos, la indirubina no es muy accesible a escala comercial, aún para ensayos experimentales. Los métodos de producción de indirubina a nivel mundial recurren a reactivos de síntesis onerosos, procesos biotecnológicos complejos o equipos sofisticados, y sus rendimientos son extremadamente bajos. Esto ya no sucede en México, ya que la Universidad Autónoma Chapingo en el presente año patentó un método industrial de producción de indirubina a partir de las hojas de añil que tiene la virtud de ser sencillo, relativamente económico y potencialmente escalable. Lo anterior permitirá poner a disposición de este compuesto a los investigadores del ámbito farmacológico y clínico, y probar su efectividad. Así como eventualmente desarrollar medicamentos eficaces, seguros y económicos a partir de agro recursos mexicanos”.

El doctor Jaime Elías Matadamas Ortiz, es ingeniero agrónomo por la Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco, con maestría y doctorado en la Escuela Nacional Superior en Artes Químicas y Tecnológicas del Instituto Nacional Politécnico de Toulouse, Francia. Su investigación de tesis doctoral la realizó en el Laboratorio de Química Agro-industrial y abordó la optimización de las condiciones de extracción del colorante índigo del material vegetal para su utilización a escala industrial, lo que permitió el relanzamiento de la producción de este pigmento natural en la región de Toulouse.

Es autor del libro “Oro azul: El índigo. Propiedades, fuentes y métodos de extracción”. Y desde hace veinte años, su trabajo de investigación está dirigido a la química de extracción de colorantes naturales de México; específicamente del Añil, la grana cochinilla y el muitle. Asimismo, ha desarrollado la Teoría de la Hidrólisis Oxidativa (THO) del indicán (precursor del índigo) y su evolución a materias colorantes en todas las plantas indigóticas, la cual hizo posible la recreación del método de elaboración del antiguo azul maya; la generación de un método optimizado para extracción industrial del índigo de las hojas del añil y la invención de un método de producción de indirubina a partir de hojas del añil.  Actualmente es profesor investigador de la Preparatoria Agrícola en la Universidad Autónoma Chapingo desde hace 29 años.


Tags asignados a este artículo:
indirubinaMéxico Ambiental

Artículos relacionados

Científicos predicen que los días serán más largos

Advierten que el ritmo con el que vienen derritiéndose los polos podría provocar que al menos cinco milisegundos se añadan

Proponen Agenda de prioridades en educación superior, ciencia, tecnología e innovación para el estado de Puebla

Santa María Tonantzintla, Puebla, México, 2 de mayo de 2018, México Ambiental.- Incrementar la inversión en infraestructura, fortalecer el vínculo

Con una demanda efectiva de 150 usuarios que cubrirían costos de operación, México busca construir un sincrotrón

El sincrotrón es un equipo que emite radiaciones de alta energía, mismas que abarcan desde infrarrojos hasta rayos X, explicó