Bosques de macroalgas de México

Bosques de macroalgas de México

Ciudad de México, México, 9 de enero de 2021, México Ambiental.- Los bosques de macroalgas, también conocido como bosque de kelp, bosque de sargazos, o bosque de laminariales, es un ecosistema costero formado por algas pardas (Phylum Heterokontophyta) del orden de las Laminariales, y en menor importancia o como parte del sotobosque, algas rojas (Phylum Rhodophyta) y verdes (División Chlorophyta).

En una publicación de Biodiversidad Mexicana de la CONABIO, se establece que este ecosistema está formado por grandes mantos que forman las algas pardas, el sargazo gigante o kelp (Macrocystis pyrifera) y otros sargazos (Sargassum sp.). Estos mantos pueden llegar a medir desde unos pocos metros, hasta hectáreas y tener una altura aproximada de hasta 30 metros. Se distribuyen en profundidades que van desde unos pocos metros bajo el agua hasta los 200 metros de profundidad dependiendo de las especies.

Estos bosques requieren una gran cantidad de nutrientes en el agua, temperatura por debajo de los 20° grados centígrados y un sustrato rocoso para la fijación de las algas. Son uno de los ecosistemas más productivos del océano comparándose en productividad primaria neta con arrecifes, humedales y las selvas tropicales. También tienen complejas cadenas tróficas en donde no solo los organismos fotosintéticos son los más importantes, si no el detritus (partículas de materia muerta en descomposición) juega en papel muy importante en el aumento de la producción de este ecosistema. Además, son una gran fuente de alimento para muchas especies de invertebrados y peces, sirven de guardería, hábitat y refugio para muchos organismos tanto invertebrados como vertebrados.

Distribución

Se distribuyen entre el Trópico de Cáncer y el Trópico de Capricornio o entre las latitudes medias que van aproximadamente de los 60°N a los 60°S en ambos hemisferios.  En México los bosques de macroalgas de mayor tamaño están en el océano Pacífico en las costas de la Península de Baja California. Los bosques de menor tamaño se distribuyen en las costas del Golfo de México, Mar Caribe, Océano Pacífico y Golfo de California.

Estado de conservación

En la actualidad pocos son los sitios con bosques de macroalgas que se encuentran con alguna categoría de protección: Parque Nacional Cabo Pulmo, Parque Nacional Bahía de Loreto, y Reserva de la Biosfera El Vizcaíno, todos en Baja California Sur; Reserva de la Biosfera Ría Lagartos, Yucatán;

Reserva de la Biosfera Archipiélago de Revillagigedo, Colima; y la Reserva de la Biosfera Isla San Pedro Mártir, Sonora.

La CONABIO ha identificado 16 sitios prioritarios con bosques de macroalgas: Playas Petacalco – Piedra de Tlacoyunque, Guerrero; Mismaloya – Bahía de Chamela, Jalisco; Chacala – Bahía Banderas, Jalisco – Nayarit; Islas Marías y Talud Continental, Nayarit; Corredor pesquero Bahía Guásimas – Estero Lobos, Sonora; Grandes Islas del Golfo de California, Baja California y Baja California Sur; Alto Golfo de California, Baja California; Isla Santa Catalina – San José, Baja California Sur; Isla Espíritu Santo y Talud Continental, Baja California Sur; Bahía de La Paz, Baja California Sur; Sistema Lagunar San Ignacio, Baja California Sur; Punta Eugenia – Isla Cedros, Baja California; Sistema Lagunar Ojo de Liebre – Guerrero Negro – Manuel, Baja California y Baja California Sur; Bahía el Rosario – Isla San Jerónimo, Baja California; Bahía de San Quintín – Isla San Martín, Baja California; y Corredor Pesquero Tijuana – Ensenada, Baja California.

En la actualidad pocos son los sitios con bosques de macroalgas que se encuentran con alguna categoría de protección, en México.

Flora y fauna

Estos bosques de macroalgas se desarrollan en lugares subtropicales y templados. A las algas formadoras de estos bosques se les conoce como laminariales y en este grupo encontramos principalmente a: Macrocystis pyrifera y Sargassum sp., como algas accesorias o algas del sotobosque encontramos a: Eisenia arbórea, Pterygophora califórnica, Laminaria farlowii y Egregia menziessi, Corallina sp., Halymenia sp., Lithothamnion sp., Mesophyllum sp., y Lithophyllum sp. entre otras. En algunas partes del Pacífico también hay pastos marinos (Phyllospadix sp., y Zostera sp.). 

La fauna de estos bosques, vive desde las rocas, donde se adhieren las algas, como a lo largo de todo el cuerpo del alga (talo). Hay crustáceos y equinodermos y también especies con poblaciones diezmadas por la sobreexplotación o bajo alguna categoría de riesgo (Norma Oficial 059) como el pepino de mar café, la madre perla y la almeja burra.

Los invertebrados son diversos e incluyen esponjas incrustantes, cnidarios, briozoarios, gusanos planos y anillados, una gran variedad de moluscos, que, entre los más importantes a nivel comercial, están las abulones (Haliotis spp.), artrópodos como la langosta espinosa (Panulirus interruptus). Entre los vertebrados dominan los peces de diferentes formas y tamaños como: cabrillas, viejas, meros, rocotes, rayas y tiburones. Las aves que sobrevuelan estos bosques son charranes, gaviotas, ostreros, pájaros bobos, cormoranes y águilas pescadoras. Los principales mamíferos marinos que visitan los bosques son lobo marino californiano, lobo fino de Guadalupe, foca moteada y el elefante marino y recientemente se han vuelto a tener registros de nutrias marinas.

Servicios ambientales

Son importantes barreras naturales que disminuyen la fuerza destructora de las olas y protegen la línea de costa; contribuyen a la fijación de carbono producido de manera natural o por la actividad humana, producen materia orgánica y energía, mantienen la calidad del agua y estabilizan el sustrato marino.

Económicamente, la cosecha de kelp, el alga principal formadora de estos bosques, tiene una gran importancia en la economía del país que anualmente cosecha cerca de 40,000 toneladas en peso fresco para la extracción de alginatos y otras sustancias como emulsificantes. Los bosques de algas proveen hábitat a una gran cantidad de organismos de gran importancia pesquera para el país, tal es el caso del abulón (Haliotis spp.), langosta espinosa (Panulirus interruptus), caracol de California (Aplisia californica), erizo púrpura (Strongylocentrotus purpuratus) y el pepino de mar (Parastichopues parvimensis).

Impactos y amenazas

Las principales amenazas de estos ecosistemas son las tormentas, abundancia de organismos herbívoros (consecuencia del exceso en la cacería y pesca de sus depredadores), fenómenos climáticos que afectan la temperatura y los nutrientes, como el fenómeno del NIÑO que puede reducir estos bosques en un 90% de su cobertura.

Legislación

En materia de conservación, la Norma Oficial 022 (NOM-022-SEMARNAT) (2003), establece las especificaciones para la preservación, conservación y aprovechamiento sustentable de la zona costera, así como su restauración.

Referencias

Aguilar R, Sung Min Boo, Correa S, Ramírez V, Giffard M, Aguilar C., 2011. First record of Dictyopteris prolifera (Dictyotales: Phaeophyceae) on the easterm Pacific coast. Marine Biodiversity  Records. 4 (83) 1-5.

CONABIO-CONANP-TNC-PRONATURA. 2007. Análisis de vacíos y omisiones en conservación de la biodiversidad marina de México: océanos, costas e islas. Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad, Comisión Nacional de áreas Naturales Protegidas, The Nature Conservancy-Programa México, Pronatura, A.C. México, D.F.

Graham M.H, Kinlan B.P, Druehl L.D, Garske L.E and Banks S. 2007 Deep-water kelp refugia as potential hotspots of tropical marine diversity and productivity PNAS 104 (42) 16576-16580.

Graham, M. 2004. Effects of local deforestation on the diversity and structure of southern California giant kelp forest food webs. Ecosystems (7): 341-357.

Lara-Lara, J.R., et al. 2008. Los ecosistemas costeros, insulares y epicontinentales, en Capital natural de México, vol. I: Conocimiento actual de la biodiversidad. CONABIO, México, pp. 109-134.

Levinton, J. S. 2009. Marine Biology: function, biodiversity, ecology. 3ra ed. Oxford University Press. N.Y.  Pp. 588.

Ríos C y Mutshke E. 2009. Aporte al conocimiento de Macrocystis pyrifera: Revisión bibliográfica sobre los “Huirales” distribuidos en la región de Magallanes. Anales Instituto Patagonia. 37 (1) 97-102.

Santelices B, 2007 The discovery of kelp forests in deep-water habitats of tropical regions PNAS 104 (49) 19163-19164.

Suárez Castillo, A. 2008. Fauna asociada a mantos de Sargassum (Ochrophyta: Fucales) en el Sauzoso Baja California Sur, México. Tesis de maestría. UABCS. La Paz B.C.S. México.

Vanella F.A, Fernadez D. A, Romero C, y Calvo J. 2006. Changes in the fish fauna associated with a sub-Antartic Macrocystis pyrifera kelp forest in the response to canopy removal. Polar Biol. (30) 449-457.


Tags asignados a este artículo:
bosque de macroalgasCONABIO

Artículos relacionados

México cuenta con 32 refugios pesqueros, para la conservación de recursos pesqueros y su sustentabilidad

Mazatlán, Sinaloa, México, 17 de marzo de 2018, México Ambiental.- La pesca en México es una fuente de trabajo para

Reubican 2,712 huevos de tortuga marina en operativo de vigilancia en playas de Nayarit

Tepic, Nayarit, 22 de agosto de 2018, México Ambiental. – La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) reubicó 2,712

Realizarán película documental para proteger a la Mariposa Monarca

Ciudad de México, México, 1 de diciembre de 2018, México Ambiental. – Grupo Milenio, ALEATICA y la Comisión Nacional de

Sin comentarios

Write a comment
Aún sin comentarios! Puedes ser el primero en comentar este artículo!

Escribe un comentario

Tu dirección de e-mail no será publicada.
Los campos requeridos están marcados*